Ir a contenido

CELEBRACIÓN DEL DOS DE MAYO

Cifuentes proclama el fin de la corrupción en Madrid

La presidenta madrileña trata de marcar distancias con los episodios negros del pasado en la conmemoración del Dos de Mayo

El PSOE inicia los contactos para presentar una moción de censura, pero Rivera alerta de que solo la apoyará si imputan a la jefa del Ejecutivo regional

Patricia Martín

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la entrega de medallas de la Comunidad de Madrid con motivo de la festividad del Dos de Mayo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la entrega de medallas de la Comunidad de Madrid con motivo de la festividad del Dos de Mayo. / JUAN MANUEL PRATS

Ni Manuela Malasaña ni Andrés Torrejón. El personaje histórico que más resonó el martes en la fiesta grande de la Comunidad de Madrid, que conmemora el levantamiento del Dos de Mayo, fue el del almirante Blas de Lezo, cuyo apellido da nombre a la operación que ha destapado la corrupción en el Canal de Isabel II y que ha conllevado, por ahora, el encarcelamiento del expresidente Ignacio González, y la dimisión de su mentoraEsperanza Aguirre.

Un terremoto en el PP de Madrid del que, de momento, la actual presidenta regional, Cristina Cifuentes, ha conseguido sobrevivir, pese a que los tambores de guerra sobre una posible moción de censura volvieron a resonar con fuerza. Consciente de las presiones y del eco que supone la celebración del Dos de Mayo, la jefa del Ejecutivo autonómico aprovechó su discurso en el acto institucional para tratar de cerrar una etapa, desmarcarse de las “vergüenzas” pasadas y erigirse en líder de la regeneración democrática en Madrid.

“El tiempo de los corruptos ha llegado a su fin en la Comunidad”, proclamó, dando por hecho que sí ha habido manzanas podridas pero que trabajará por limpiar el cesto. Cifuentes ha logrado subsistir en medio del huracán gracias a que fue ella la que impulsó una denuncia sobre las irregularidades en el Canal, que agravó su enfrentamiento con sus antecesores, como ha puesto de manifiesto el sumario.

Si bien, sus detractores y la oposición opinan que acudió a la fiscalía porque era consciente de que la Guardia Civil llevaba meses siguiendo los pasos de González, como estrategia de defensa en el caso de que las sospechas se sustanciaran. De ahí que el PSOE anunciara este martes que iniciará una ronda de contactos para buscar una “alternativa de gobierno” en la región, el mismo día que Podemos, que plantó a Cifuentes en la recepción oficial –excepto la alcaldesa, Manuela Carmena (de Ahora Madrid)- y organizó su propio acto, abrió una consulta entre sus bases para decidir si son ellos los que impulsan la moción.

C'S APOYARÁ A CIFUENTES SALVO QUE SEA IMPUTADA

Las maniobras de la izquierda están, no obstante, condenadas al fracaso puesto que Albert Rivera, que sí acudió al acto, dejó claro que su partido mantendrá su apoyo a la presidenta salvo en el hipotético caso de que sea imputada.

En este contexto, Cifuentes --que también tuvo tiempo para dar un aldabonazo al ‘procés’-- hizo un llamamiento a la oposición a apartar la corrupción de la lucha partidista y, a través de la “unidad”, recuperar la “dignidad de la política”.

Soraya Sáenz de Santamaría, que acudió junto a otros miembros del Gobierno y del PP nacional a arroparla, reconoció que en Madrid aún hay que "trabajar mucho" para ser "ejemplar" ante la sociedad. La vicepresidenta no se quedo a la recepción oficial, donde los corrillos versaron sobre el posible relevo de Aguirre en las listas del PP al Ayuntamiento de Madrid, Pablo Casado, o las encuestas que refuerzan a Cifuentes y otorgan a Podemos el segundo lugar. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.