02 dic 2020

Ir a contenido

La juez Lamela investiga los disturbios de Pamplona al apreciar terrorismo

Durante una manifestación se lanzaron piedras a los agentes y se quemaron contenedores

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

Contenedores quemados.

Contenedores quemados.

Mientras la justicia tiene aún que determinar si la agresión sufrida por dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua es terrorismo o no, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decidido asumir la investigación de los disturbios que se produjeron el pasado 11 de marzo en el casco antiguo de Pamplona durante la manifestación no autorizada celebrada por el grupo "Errepresionari Autodefentsa" (Autodefensa frente al represión).

La magistrada considera que los hechos se enmarcan en la 'kale borroka' y son constitutivos de delito de terrorismo en concurso con desórdenes públicos, lesiones, incendio, daños y atentado, por lo que deben ser investigados por la Audiencia Nacional. De ahí que haya aceptado la inhibición que le había remitido el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona.

Según el auto, un grupo de manifestantes llevaron sacos con piedras que arrojaron a los agentes y material pirotécnico y levantaron barricadas con contenedores. Uno de ellos fue lanzado ardiendo por la calle. En los enfrentamientos resultaron heridas varios policías. 

Pese a que los manifestantes llevaban capuchas, los agentes identificaron a Asier Petrirena, Rubén Iglesias y Endika Etura.