Ir a contenido

Los investigadores indagan si Antoni Vives se llevaba dinero a espaldas de Convergència

El exteniente de alcalde durante la etapa de Trias también se ha visto salpicado en otro asunto turbio relacionado con oligarcas rusos

J. G. Albalat

Antoni Vives, en un pleno municipal en el 2012.

Antoni Vives, en un pleno municipal en el 2012. / JOAN CORTADELLAS

Antoni Vives, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona durante el mandato de Xavier Trias, comienza a erigirse en uno de los grandes protagonistas de la cuarta fase de la operación contra la trama del 3%. Aparte de las actuaciones que pudieran implicar supuestamente a CDC, los investigadores están indagando si el exresponsable de Urbanismo del consistorio de la capital catalana se llevaba comisiones ilegales a espaldas de su propio partido.

Investigado por la supuesta contratación fraudulenta de personal en la agencia metropolitana Barcelona Regional, la justicia también sigue el rastro a Vives por si estuviera implicado en un supuesto caso de corrupción relacionado con la compra de Marina Port Vell y el proyecto para instalar un embarcadero de lujo para megayates. Hasta la Oficina Antifrau de Catalunya investiga si la compra de la Marina Port Vell en el 2010 a cargo del fondo británico de inversión Salamanca no es más que una actuación a través de una sociedad pantalla de la que al final quienes sacan beneficio son varios oligarcas rusos con inversiones radicadas en paraísos fiscales. A finales del 2015, Vives, ya fuera de la política, constituyó la consultora City Transformation Agency, dedicada a asesorar empresas y administraciones públicas. La socia de Vives en esta compañía es la que fue su directora de proyectos, Maria Sisternas, con quien impulsó, entre otras, la reforma del Port Vell.