Ir a contenido

PRIMERA SESIÓN DE CONTROL EN EL CONGRESO DE LA LEGISLATURA

Rita Barberá fallece rodeada de polémica y con el PP en 'shock'

La exalcaldesa muere de un infarto en un hotel de Madrid acompañada por su hermana

Rajoy reacciona abatido mientras Aznar le reprocha que la excluyera del partido

Gemma Robles

El Congreso de los Diputados ha guardado un minuto de silencio en homenaje a Rita Barberá, fallecida este miércoles en Madrid. / ANDREA COMAS / REUTERS

El Congreso de los Diputados ha guardado un minuto de silencio en homenaje a Rita Barberá, fallecida este miércoles en Madrid.
Amargo estreno de Rajoy en el parlamento, mientras Aznar arremete contra el PP por echarla.

/

En un hotel de Madrid ubicado a unos metros del Congreso, que se preparaba para celebrar la primera sesión de control de la legislatura, ha fallecido este miércoles la veterana Rita Barberá. Se marchó sin despedirse, rodeada de polémica y dejando en 'shock' a los populares la "alcaldesa de España", como la rebautizó quien se consideraba su amigo, Mariano Rajoy. "Me siento enormemente apenado. La conocí en los 80 y en el año 91 negociamos su candidatura a la alcaldía valenciana. Se hace muy duro esto", acertó a decir, afectado, el presidente tras conocer la noticia. Hoy estará en el funeral. Será una excepción, porque la familia ha manifestado su deseo de que no acudan políticos ni representantes de instituciones en general.

El ruido en torno a la figura de quien era senadora no cesó ni el día de su final: Unidos Podemos sembró la discordia (y cosechó todo tipo de reproches) en el Parlamento al no sumarse al minuto de silencio que se convocó, de manera poco protocolaria, por la valenciana. Se alegó que la corrupción no merece "homenajes". En el Senado los morados sí lo hicieron y grupos como Compromís o ERC recalcaron que no tocaban gestos de protestas, mientras el PP hablaba de "miseria" y denunciaba un "linchamiento" y el PSOE achacaba a los de Pablo Iglesias "bajeza moral". 

Pablo Iglesias se muestra inapelable con la figura de Barberá. / ATLAS

Por si faltaba algo, José María Aznar emitió un comunicado de pésame en el que no se privó, aunque pudo, de arremeter contra Rajoy por haberla "excluido" de la organización a la que "dedicó su vida". Eso pese a que ella siempre fue más cercana al gallego que al expresidente, quien últimamente ha afeado en más de una ocasión al PP que no defienda a los suyos. Donde él se incluye por el 'caso Gürtel'.

"MARGUI" Y 'LA JEFA'

El estruendo político convivió con el drama personal. Fue otra de las Barberá, su hermana María José, quien se convirtió a su pesar en testigo de una muerte por infarto. Estaba con Rita en una habitación del Villa Real cuando, alrededor de las siete de la mañana, constató que no respiraba con normalidad y telefoneó al Summa (servicio madrileño de emergencias). Pero ya nada se pudo hacer. Tenía 68 años y no pasaba por su mejor momento en lo profesional y en lo personal. "Tomaba una medicación muy fuerte porque estaba atravesando una depresión muy profunda", declaró el exministro José Manuel García-Margallo o "Margui", como con cercanía se solía referir a él la propia Rita.

Declaraciones del portavoz del PP en el Congreso. / ATLAS

Quien antaño fuera la todopoderosa regidora de València --se hizo con el cargo contra pronóstico y logró conservarlo durante 24 años, con cuatro mayorías absolutas a sus espaldas--, se fue de improviso y 48 horas después de haber tenido que declarar en el Supremo, que la investigaba a raíz del 'caso Taula', ligado al blanqueo de dinero negro en el PP

Ella, 'la jefa' (apelativo que recibió en su entorno durante décadas y que aceptó con agrado), sostuvo públicamente hasta el final de sus días que de hipotéticos chanchullos para financiar en b las arcas populares nunca supo nada. Por más que esté imputado absolutamente todo su equipo de gobierno en el consistorio y que algunos de sus más allegados colaboradores, que supuestamente actuaban bajo sus órdenes y supervisión, tengan un futuro más que incierto en los tribunales.

Con esa tesis de defensa por bandera y aún sin haber superado el trauma político de abandonar su ayuntamiento para entregarlo "a los radicales", usando términos de la propia Barberá, se encontraba insatisfecha. No había ocultado en los últimos tiempos su enfado ante las críticas recibidas desde la prensa y los partidos ajenos, así como su decepción con la organización que ayudó a fundar, como 'pata negra', de la mano de Manuel Fraga.

LA ÚLTIMA CONVERSACIÓN

No se sentía arropada. Sus desencuentros con la dirección popular (tanto en Madrid como en València) por su situación judicial fueron notorios. Los jóvenes vicesecretarios le aconsejaron que se fuera cuando resultó implicada en el 'caso Taula'. Terminó dejando el PP. Pero nunca el escaño.

Barberá, quien durante años fue un referente para sus tropas y pudo ser lo que hubiera querido (aspirante a presidir la Generalitat Valenciana, diputada, ministra...) porque todo se le ofreció en distintos momentos, fue crucial para que Rajoy aguantara en su sillón de líder popular en el 2008. Cuando Esperanza Aguirre, apoyada por el ala dura, amagó con empujarlo.

Sin su "amiga" Rita quizá hoy el gallego no estaría donde está. Él admitió a los periodistas que habló con la exalcaldesa el lunes, el día que fue al Supremo. Y le dio igual que la confesión pudiera resultar sospechosa dado su cargo. Obviamente, Rajoy prefirió eso a que se siguiese extendiendo la tesis de que había abandonado a quien decía sentirse abandonada.
 

0 Comentarios
cargando