Ir a contenido

LA CORRUPCIÓN EN LAS FILAS CONSERVADORAS

El PP afronta el macrojuicio a la 'red Gürtel' en pleno bloqueo político

Los populares confían en que esta vista no les afecte en un momento clave

Arenas, Acebes, Rato y Cascos están llamados a testificar por Luis Bárcenas

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

Imagen del juicio celebrado en Valencia sobre el caso Fitur en la que aparecen Francisco Correa y Pablo Crespo, entre otros

Imagen del juicio celebrado en Valencia sobre el caso Fitur en la que aparecen Francisco Correa y Pablo Crespo, entre otros / MIGUEL LORENZO

Si el último intento de los acusados por evitar el juicio (la recusación de un magistrado del tribunal) no prospera, la Audiencia Nacional comenzará a celebrar este martes el primer macrojuicio –37 acusados y 300 testigos– contra la mayor trama de corrupción desarticulada en las últimas décadas en España, la que en el 2009 destapó los negocios del grupo de empresas de Francisco Correa con distintas administraciones del PP.  La envergadura de la corrupción descubierta, los aforados implicados que dejaban de serlo según se producían elecciones o renunciaban a su cargo por intereses judiciales y las ramificaciones de una trama extendida por Madrid, ValenciaCastilla y León y hasta Estepona (Málaga) ha conllevado que se tardara siete años en llegar a este punto.

Mientras tanto, la trama Gürtel se ha visto superada, al menos en titulares periodísticos, por otras corrupciones como la 'Púnica', el 3%, el 'caso ERE' y hasta por los primeros juicios contra la red de Correa celebrados en Valencia: el de los trajes, en el que un jurado popular absolvió al expresidente  valenciano Francisco Camps, y el de Fitur, aún pendiente de sentencia, en el que se piden 108 años de prisión para los 13 acusados. Pero la vista que se celebrará desde este martes en la sede de San Fernando de Henares (Madrid) de la Audiencia va más allá, porque permitirá conocer en su conjunto cómo funcionó entre 1999 y el 2005 la relación de Correa con dirigentes del PP para lograr contratos de administraciones controladas por un partido que, hasta el 2004, pilotó José María Aznar. 

VÍNCULOS POPULARES

La actual dirección popular da por amortizado este juicio porque afecta, fundamentalmente, a la etapa de Aznar, e insiste en que los vínculos con la trama corrupta se cortaron un año después, con Mariano Rajoy. Esperan que no les perjudique en tiempo de bloqueo político ni ante una potencial investidura, informa Patricia Martín. En todo caso, el PP deberá pasar el mal trago de ver cómo testifican, a petición de su extesorero Luis Bárcenas, los exsecretarios y vicesecretarios generales Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato. Esto, siempre que Bárcenas no recule durante las cuestiones previas y retire su solicitud de que comparezcan, dando la sorpresa como ya hizo en el caso de los ordenadores, renunciando a acusar al PP

Otro de los interrogantes que se despejará desde mañana es si Correa, que se enfrenta a una petición de pena de 125 años y un mes de cárcel (por asociación ilícita, cohecho, malversación de caudales públicos, estafa, prevaricación, tráfico de influencias, fraude y exacciones a las Administraciones Públicas, blanqueo de capitales, delito fiscal y falsedad) colabora con la justicia in extremis. El viernes autorizó que pudieran extraerse de sus cuentas en Suiza 2,2 millones para resarcir a algunas de las administraciones afectadas por la 'Gürtel'.

Correa comenzó como botones con 14 años y terminó desplegando un entramado empresarial que, en los 90, entró en contacto con el PP: organizaba actos y campañas a través de Special Events. En las gallegas del 99 conoció al que sería su lugarteniente, Pablo Crespo, entonces secretario de organización del partido en Galicia. Las fiscales piden para él más de 85 años de cárcel. En la sede de la calle de Génova creó fuertes relaciones, entre otros, con Bárcenas (42 años y medio de petición de pena), el exdiputado Jesús Merino (3 años y 9 meses) y el exsenador Jesús Sepúlveda (15 años y 4 meses), que fue alcalde de Pozuelo de Alarcón y marido de la exministra Ana Mato. Todos ellos, por su influencia o competencia directa en determinadas adjudicaciones, son claves para que a cambio de cohechos consigan negocio para sus empresas con las administraciones.

EL PARTIDO Y MATO

Además de las penas que la Fiscalía solicita para los acusados, deberán responder como responsables a título lucrativo el propio PP, por los 250.000 euros para actos electorales sufragados por la trama en dos ayuntamientos madrileños, la exministra de Sanidad Ana Mato por las dádivas recibidas por su exmarido y la exmujer del alcalde de Majadahonda por idéntico motivo. 

'Papeles de Bárcenas' y otras piezas de la trama pendiente de veredicto

Sea cual sea el resultado de este juicio, no será el último que se celebrará en la Audiencia Nacional relacionado con la trama de Francisco Correa. Todavía sigue en instrucción la causa en la que se investiga la actividad de los últimos años de la trama, del 2006 al 2009, momento en que el entonces juez Baltasar Garzón procedió al arresto del empresario y sus colaboradores más directos.

Además, se celebrarán vistas por cada una de las piezas separadas abiertas. Entre ellas la que despierta más expectación es la relativa a los papeles de Bárcenas, en la que se ha investigado si el PP se ha financiado durante al menos 18 años con una caja B como refleja la contabilidad paralela que durante años siguió el extesorero del PP.

Otras piezas son las abiertas por los contratos adjudicados a la trama por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid), AENA o el Consistorio de Jerez de la Frontera (Cádiz) para instalar un estand en Fitur en la capital.