Ir a contenido

Auge y declive de Rita Barberá, en 'ninots' de falla

Repaso por la trayectoria política de la exalcaldesa de València a través de figuras de cartón piedra

Rafa Julve

El ’ninot’ de Rita Barberá, a bordo del ’Titanic’, en el 2004. / MIGUEL LORENZO

El ’ninot’ de Rita Barberá, a bordo del ’Titanic’, en el 2004.
Rita Barberá, en una falla del 2011.
La ’increíble’ Rita Barberá, en el 2014.
’Ninot’ de Rita Barberá en la falla de Cuba-Literato Azorín del 2015.
’Ninots’ de Rita Barberá y Mariano Rajoy, en la falla del periodista Azzari, en marzo del 2016.
Rita Barberá, en medio de una diana en la falla de Sueca, en marzo del 2016.

/

El cartón piedra es, muchas veces, un material premonitorio. Incluso antes de acabar reducido a cenizas. Rita Barberá vestida de troglodita, de superheroína, de fallera, de gótica, con su tradicional traje chaqueta de color rojo... Ya veremos el atuendo que luce el año que viene, pero la exalcaldesa de València tendrá de nuevo un puesto asegurado entre esos 'ninots' falleros que tan bien han repasado su trayectoria en los últimos lustros.

La mayoría de ellos con mucha acidez, los maestros falleros han representado a Barberá casi de todas las formas imaginables. Algunos, además, han acompañado sus figuras de bocadillos de texto para redondear la faena. "Con o sin Caloret sóc l'ama de l'Achuntament", decía en su incalificable valenciano el 'ninot' de la exalcaldesa en la falla de Cuba-Literato Azorín del 2015. El 'caloret' dio para mucho. "Mira cap al cel. Qui està allà atrapada? És Rita, la del 'caloret', que al Senat està aforada -rezaba la reproducción de su efigie en medio de una diana de la falla de Sueca-. "Durant anys es passejava com la reina de València. I ara està esclafada. I esperant una sentència?".

AUGE Y DECLIVE

Nada que ver los 'ninots' de Barberá de hace una década con los más recientes. En el 2004, en la falla Cirilo Amorós la plantaron, majestuosa, conduciendo una apisonadora que arrollaba a impuestos, multas y sanciones a los ciudadanos. Por aquel entonces, la política valenciana más popular de los últimos tiempos también aplastaba a todos sus rivales; a los de fuera y a los de dentro de su partido: aquel mismo año, la falla de la plaza del Ayuntamiento puso su 'ninot' emulando a Kate Winslet a bordo del 'Titanic'. El PP se hundía en las elecciones generales. Rita flotaba infranqueable (como la protagonista de la película).

En el 2009, cuando todavía nadie osaba toserle, la Exposición del 'ninot' le rendía homenaje como una 'Venus Afro-Rita' con el cetro de la gaviota popular en la mano y coronada por la Copa América de Vela. Aquello era Jauja. Una burbuja que siguió ascendiendo en algunas fallas hasta el 2014, cuando hubo quienes representaron a la regidora con el uniforme de 'los Increíbles', como si (aún) tuviera superpoderes para resistir contra todo y contra todos.

LA "HOSTIA"

Claro que también fue blanco de todo tipo de críticas por su gestión a lo largo de los años, pero ella se las tomaba como si tal cosa y seguía campando a sus anchas viendo la 'mascletà' desde las alturas... Hasta que llegó la "hostia" electoral de las municipales del 2015. Meses antes, algún fallero ya la encomendaba al 'pequeño Nicolás' para salvar los trastos. "Segur que aquest any guanye les eleccions", auguraba ella mientras se hacía un 'selfie' con el joven pícaro. Pero ni por esas. Ni si quiera la popularidad recobrada con el 'caloret' le sirvió. Su ascendencia siguió en decadencia y su gesto se torció como nunca en los 'ninots' del 2016.

Sorprendentemente ilustrativa resulta estos días aquella imagen de la falla de la calle del periodista Azzati, con Barberá vestida de mujer de las cavernas arrastrando de los pelos a Mariano Rajoy. Tras ser imputada por blanqueo por el Tribunal Supremo, ella ha renunciado a militar en el PP. Sin embargo, lo que le dieron no se lo quitan, y se resiste a dejar el acta de senadora, lo que impide a los populares cerrar por completo su enésima crisis justo cuando las negociaciones para la investidura parecen más difíciles todavía.

Aunque se aferre a tener acta en la Cámara alta y se mantenga así como aforada, la carrera de la exalcaldesa parece enfocada ahora a defenderse en los tribunales. Su objetivo, conseguir lo que logran los 'ninots indultats': salvarse de la quema.

MIGUEL LORENZO

Los 'ninots' de Rita Barberá y Mariano Rajoy, en la falla del periodista Azzari de marzo del 2016.