01 oct 2020

Ir a contenido

En Comú Podem negocia para que Xavier Domènech presida el Congreso

En Comú Podem ve "buena prediscposición" a que le apoyen ERC y PDC para forzar al PSOE a elegir entre ellos o el PP

Los republicanos se responden por Twitter cuestionando que les involucren en las negociaciones

Iolanda Mármol

En Comú Podem negocia para que Xavier Domènech presida el Congreso

ALBERT BERTRAN

Podemos ha propuesto que Xavier Domènech sea el nuevo presidente del Congreso en las negociaciones abiertas con el resto de partidos, que han de desembocar en un acuerdo como muy tarde el martes, día en que se constituyen las Cortes. Fuentes de En Comú Podem (ECP) han explicado que apelan al PSOE, ERC y al Partit Democràta Català (PDC) para que voten a favor del candidato catalán y evitar que el PP domine el Congreso, puesto que el presidente de la Cámara baja lo es, a la vez, de la Mesa, el órgano regulador que tiene la capacidad de inclinar la balanza en aspectos clave.

Voces próximas a Domènech han asegurado a este diario que todavía no tienen una respuesta oficial de los partidos catalanes, pero que intuyen una “buena predisposición” y que les han trasladado que van a meditar la propuesta. En Comú Podem considera que el simple hecho de que la estén valorando y no hayan respondido con una negativa ya da alas a las negociaciones. Según sus cálculos, con el apoyo de ERC y PDC, Domènech podría pasar a la segunda votación por la presidencia del Congreso, a la que ya solo acceden los 2 candidatos más respaldados. En esa segunda ronda, competiría con el candidato del PP.

SOCIALISTAS ENTRE DOS FLANCOS

En esa tesitura, opinan, el PSOE lo tendría complicado para oponerse a un presidente de izquierdas y comprometer el voto de sus diputados a hacer presidente a un conservador. Igualmente, sostienen que ven razonable que los otros partidos catalanes prefieran apostar por Domènech, que mantiene firme su compromiso de defender el derecho a decidir y tendría cierto margen de influencia como tercera autoridad del Estado. Con estas cartas, ECP se mantiene prudente, pero alberga esperanzas de llegar a un acuerdo en las próximas horas. 

Tras hacerse pública la propuesta de Domènech, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la han apoyado en las redes sociales, y han recordado que si ERC y PDC se unen, los números dan. Los portavoces republicanos, Joan Tardà y Gabriel Rufián han cuestionado que les involucren en sus negociaciones para obtener la presidencia del Congreso, lo que deja en el aire si realmente están valorando la posibilidad de apoyarle o se niegan.

La decisión de presentar a Domènech desbarata los planes del PSOE, que pretendía el apoyo de la izquierda populista para que Patxi López repitiese en el cargo. El candidato socialista lo tiene ahora complicado, puesto que si bien tras el 20-D pudo pactar un acuerdo con Ciudadanos y el PP para presidir la Cámara, esta vez los conservadores ya han manifestado que no están dispuestos a repetir tal “magnanimidad”.

En Comú Podem cree que en esta ocasión el PSOE no tiene nada pactado con C’s y que el partido de Albert Rivera, en cambio, sí que ha avanzado en sus conversaciones con el PP, para intentar que los populares le cedan algún puesto en la Mesa, en la que en principio no tiene representación por el resultado del 26-J.

EL GRUPO PROPIO EN JUEGO

Xavier Domènech ha consensuado su propuesta de candidatura con Unidos Podemos, pero la interlocución con los representantes de ERC, PDC y PSOE en Madrid la ha llevado él directamente, según indican fuentes de En Comú Podem.

La confluencia catalana niega que la propuesta para la presidencia de Domènech esté vinculada a otras ayudas, en especial, a la necesidad que tiene PDC de conseguir que otro partido le ceda diputados para tener grupo propio en el Congreso.

El artículo 23 del reglamento establece que para conceder grupo propio la fuerza política debe tener el 15% del voto en cada una de las circunscripciones en las que se presenta, o por lo menos, el 15% en el cómputo global de todas ellas. PDC no llega a esos mínimos, pero si Podemos u otra fuerza política le presta algunos de sus diputados, la cuestión puede quedar resuelta.  En Comú Podem niega que los nacionalistas hayan planteado esa compensación a cambio de apoyar a Domènech.

En cualquier caso, de salir elegido como presidente del Congreso, podría haber implicaciones inmediatas para la organización de la Cámara. Su triunfo implicaría, a su vez, una mayoría en la Mesa, que es el órgano que decide, entre otras cuestiones, la distribución de grupos parlamentarios. En Comú Podem, así como los otros socios territoriales de Podemos, vienen reclamando desde el 20-D tener grupo propio en lugar de quedar integrados en el de pablo Iglesias. Hasta ahora, la lectura restrictiva que PSOE y PP han hecho del reglamento ha impedido esta posibilidad. De existir una mayoría de izquierdas en la Mesa, esta posibilidad quedaría por primera vez desbloqueada.