01 jun 2020

Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA

Rajoy redobla la presión para ir a la investidura el 2 de agosto

El líder del PP abrirá ahora una negociación "discreta" y sopesa convocar a los grupos a una reflexión previa a la primera votación

El socialista Pedro Sánchez confirma al aspirante que votará "no" pero deja abiertas todas las puertas para el futuro

Juan Ruiz Sierra Gemma Robles

Mariano Rajoy, en rueda de prensa en el Congreso.

Mariano Rajoy, en rueda de prensa en el Congreso. / DAVID CASTRO

Fin de la primera ronda de contactos para la investidura. Pasados 17 días desde las elecciones de junio, el marcador para Mariano Rajoy sigue intacto: 137 diputados a sus espaldas. La única novedad es que ahora existe un documento negociador de mínimos. Y que tras haber estado pidiendo su cabeza (política) semanas, Albert Rivera da un paso atrás –y está por ver si es el último- anunciando que se abstendrá en la segunda votación, esto es, la que se puede ganar por mayoría simple. Rajoy, por su lado, insiste en que aún hay tiempo, que él quiere gobernar, “mojarse” y que “nadie” quiere repetir comicios. Mientras tanto el líder del PSOE se afana en poner el foco en el candidato del PP, al que avisó este miércoles de que votará “no” en su intento de ser reelegido. Sin embargo, ante la prensa Pedro Sánchez dejó todas las puertas abiertas, sin excluir ni la abstención, ni el gobierno alternativo ni las terceras elecciones.

El panorama político no se ha despejado, pero gana en tensión. Y se vislumbra que habrá subida de temperatura institucional según pasen los días. Tras su comparecencia pública, Rajoy comió con colaboradores en los alrededores del Congreso. Después, se paró de nuevo con los periodistas en conversación informal. Dio detalles relevantes. A saber: Terminada la primera fase negociadora, todos han fijado posición y ahora toca conversar entre bambalinas sobre ese documento enviado a los grupos y que está basado, fundamentalmente, en su programa. Sin cesiones de entrada. Su deseo es ir a la investidura. Tiene en la cabeza que la sesión comience el  2 de agosto para que la primera votación sea el día 3 y la segunda, que es la clave, el 5.

Mariano Rajoy

PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN FUNCIONES

"Quiero mojarme y voy a seguir dando la batalla para convencer a quien quiera dejarse convencer"

Eso sí, incidió en que si continúan sin salirle los números cuando se acerque el momento de la primera votación, convocaría a los dirigentes que considere impresdindibles para abrir una “reflexión” sobre cómo salir del atolladero. Añadió que de eso no debe interpretarse que en ese caso renunciaría a someterse a la reelección, sin querer ir más allá en el desarrollo de su idea. Haya o no haya esa “reflexión” conjunta –una negociación ‘in extremis’ que tendría ya de fondo la ronda del jefe del Estado y su posible encargo-, si Rajoy no se arrepiente y realmente somete su investidura a votación el 3 de agosto, echará a andar el reloj.

Como marca la Constitución, si en dos meses España no tiene presidente, se convocarán elecciones. Las terceras. Entre la convocatoria y las generales han de pasar 54 días, lo que sitúa los hipotéticos comicios, llegado el caso, en el 27 de noviembre. Rajoy, pese a todo, dice estar tranquilo y pretender cuanto antes un Gobierno y capacidad para aprobar unos presupuestos.

“NO HAY QUE ANTICIPARSE”

En cuanto a Sánchez, lejos de disipar dudas contribuyó a que aumentaran los interrogantes sobre lo que hará el PSOE. El líder socialista no desecha nada. Así, trasladó al presidente en funciones el ‘no’ a su investidura, pero lo ligó al momento actual, abriendo la puerta a un cambio futuro. "A día de hoy, el PSOE se reafirma en el voto contrario a la investidura de Rajoy”, señaló. Esta impresión de que puede haber cambios, un movimiento que defienden varios barones y exdirigentes como Felipe González, se vio incrementada cuando no incluyó la abstención entre las decisiones que no cabe esperar de los socialistas. “Rajoy sabe que no puede contar con el PSOE para un Gobierno de coalición ni para pactar un programa de legislatura”, dijo.

Pedro Sánchez

SECRETARIO GENERAL DEL pSOE

"A día de hoy, el PSOE se reafirma en el voto contrario a la investidura de Rajoy"

Los colaboradores de Sánchez tampoco concretan, limitándose a decir que “el escenario es muy incierto”, que “no hay que anticiparse” y que es Rajoy “debe moverse”  mientras los socialistas sopesan qué pasos dar. Entre ellos tampoco se descarta un Gobierno alternativo. Es una posibilidad que rechaza la mayoría del PSOE, incluido el núcleo duro del secretario general (Antonio Hernando y Óscar López), y que tiene escasos visos de prosperar: Podemos y Ciudadanos se vetan y los socialistas se niegan a buscar a los independentistas. Pero Sánchez no cerró la puerta. “El PSOE siempre va a estar en la solución y los tiempos en democracia hay que respetarlos. Este es el tiempo de Rajoy”, enfatizó.

Y por último, otras elecciones. A izquierda y derecha, desde Podemos por no apostar a las claras por un Ejecutivo alternativo (algo que sí defiende Convergència) y desde PP y C’s por no facilitar la investidura de Rajoy, los socialistas son señalados como culpables de unos hipotéticos terceros comicios. Sánchez rechaza esa responsabilidad. “Si hay riesgo de terceras elecciones es porque ha habido segundas, y nadie hizo más que el PSOE para que no las hubiera”, argumentó, recordando sus fracasados intentos de llegar a la Moncloa. El líder socialista tampoco excluye una nueva cita con las urnas.