Ir a contenido

ENCUESTA DIARIA (6)

El PP remonta y el PSOE gana terreno a Unidos Podemos

Rajoy suma tres diputados en una semana e Iglesias ve peligrar el 'sorpasso' en escaños

Ciudadanos se estanca y la izquierda se mantiene muy cerca de la mayoría absoluta

Jose Rico

Dentro de una semana, si los nervios del esprint final de la campaña no han sacado a los partidos de su enroque, la gobernabilidad de España será tan o más compleja que la que arrojaron las urnas en la 'primera vuelta' de las elecciones generales, allá por diciembre. Los vetos entre candidatos se han acentuado y la última encuesta preelectoral del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO certifica que ninguna las alianzas naturales (entendiendo por naturales los bloques de izquierda y derecha) alcanzará la mayoría absoluta. Las fuerzas progresistas se quedarán mucho más cerca de esos 176 escaños que las opciones conservadoras, pero estas últimas, en especial el PP, han logrado recortar distancias en la primera semana de campaña. Sin embargo, habida cuenta de lo cacareado en el sinfín de mítines, debates y entrevistas, ni Albert Rivera pretende hacer presidente a Mariano Rajoy, ni Pedro Sánchez tiene intención de entenderse con Pablo Iglesias.

¿Quién sale ganando de momento con esta estrategia de vetos cruzados? Según el sondeo, la "vieja política" (Iglesias y Rivera dixit) está recuperando fuelle al reconquistar a una parte de los votantes que le dieron la espalda cuando emergieron Podemos y Ciudadanos, pero son estas dos (ya no tan nuevas) marcas las únicas que mejorarán los resultados obtenidos el 20-D. El PP se ha blindado su triunfo al sumar un punto y tres escaños a la cosecha que le pronosticaba la encuesta publicada hace una semana. Los populares se sitúan en el 28,8% de los votos y entre 116 y 120 diputados (ahora tienen 123), y vuelven a ponerse primeros en intención directa de voto (el voto sin 'cocina'), aunque solo una décima por encima de Unidos Podemos. Es su mejor registro en la serie de sondeos diarios del GESOP y llega después de que Rajoy saliese airoso del debate a cuatro y de que Rivera le haya negado incluso su abstención para revalidar el cargo. De hecho, uno de cada 10 votantes de Ciudadanos en diciembre apoyarían ahora al PP, el doble de los que cambiarían de papeleta en sentido contrario.

ESTANCAMIENTO 'NARANJA'

Participación al alza

Una de las grandes amenazas de la repetición electoral era, a priori, la posibilidad de que se disparase la abstención. Después de una semana detectando subidas y bajadas en el grado de movilización de los españoles, la última encuesta del GESOP estima que las expectativas de participación se mueven ahora mismo en los niveles de los comicios del 20-D. El sondeo pronostica que la participación el domingo se situará entre el 71% y el 73%, un punto por encima de la encuesta del sábado y prácticamente igualando el 73,2% que se alcanzó en las últimas elecciones generales. Cabe reseñar que esta estimación no tiene en cuenta el voto expatriado, que hizo bajar la participación en los últimos comicios al 69,7%.

A este auge popular contribuye el hecho de que al partido naranja le esté costando sacar petróleo de la campaña electoral. Apenas ha cambiado en una semana su estimación de voto (15,4%, una décima menos) y su horquilla de escaños se mantiene en 40-44 (hoy tiene 40). Ciudadanos consigna la fidelidad de voto más baja (63,4%) y dos de cada 10 votantes 'naranjas' del 20-D están ahora indecisos.

Un estancamiento que podría erosionar la influencia de Rivera en el futuro Congreso, pues la suma de PP y Ciudadanos oscilará entre los 156 y los 164 diputados, cuando ahora sumaban 163. Para ser presidente, Rajoy tendría primero que neutralizar el veto del candidato 'naranja' (si no quiere ceder a su exigencia de retirada, claro) y después granjearse el apoyo o la abstención del PSOE, porque con las fuerzas minoritarias dispondría de escaso margen de maniobra.

¿'SORPASSO' EN ESCAÑOS?

En el ala izquierda del hemiciclo, la lucha por la medalla de plata, que Unidos Podemos lleva tiempo dando por segura, se ha puesto algo más reñida. Con sus apelaciones al voto "emocional" tras su discreto papel en el debate a cuatro, Sánchez le ha recortado un punto a Iglesias y, aunque la coalición podemista mantiene una ventaja de dos puntos en voto estimado, el 'sorpasso' en escaños peligra. Unidos Podemos recabaría el 23,7% de los sufragios y de 83 a 87 diputados, mientras que el PSOE obtendría el 21,6% de las papeletas y entre 81 y 85 parlamentarios.

El principal hándicap de Iglesias sigue siendo que el electorado de Izquierda Unida aún exhibe bastantes recelos hacia la alianza con Podemos. Tres de cada 10 votantes de IU dudan de si votar a la nueva coalición, aunque quienes le garantizan su apoyo son ya el 64,3%, cuando a mitad de la semana eran solo el 50%. Con todo, Sánchez lograría atraerse al 5,5% de quienes votaron a Podemos el 20-D y el 2,4% de quienes confiaron en IU.

LA DISYUNTIVA DE SÁNCHEZ

Las horquillas más altas brindan al bloque de izquierdas 172 escaños, tan solo a cuatro de la mayoría absoluta. Una distancia relativamente fácil de arañar con el apoyo o la abstención de algunas fuerzas minoritarias y, posiblemente, sin tener que recurrir al concurso de los partidos independentistas. Esta es una de las líneas rojas del PSOE, quien con estos resultados se colocaría ante la tesitura de facilitar un gobierno progresista con Podemos o una 'gran coalición' con el PP y, quizá, también con Ciudadanos. Los trasvases de voto y los indecisos, que son un 19,7% a una semana de que se abran las urnas, tendrán la última palabra sobre si hay o no doble 'sorpasso', en votos y en escaños.

Ficha técnica

-Empresa responsable: GESOP.

-900 entrevistas telefónicas efectuadas del 16 al 18 de junio.

-Universo: población residente en España con derecho a voto.

-Muestra estratificada por comunidad autónoma y dimensión de municipio con selección aleatoria de hogares y con cuotas cruzadas de sexo y edad.

-Error de la muestra: +/- 3,3% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.