Polémica por el beso lésbico de la Moreneta con la Geperudeta en un cartel de Endavant

Miles de personas asisten al acto de "desagravio" a la Virgen de los Desamparados convocado por el cardenal Cañizares en Valencia

La organización integrada en la CUP utiliza esta imagen en un cartel para anunciar concentraciones a favor del colectivo LGBT

Acto de desagravio a la Virgen de los Desamparados organizado por el cardenal Cañizares tras el polémico cartel de Endavant.

Acto de desagravio a la Virgen de los Desamparados organizado por el cardenal Cañizares tras el polémico cartel de Endavant. / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

Un cartel de Endavant, organización integrada en la CUP, anunciando movilizaciones para reivindicar los derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero) en València, Palma y Barcelona los día 18, 28 de junio y 2 de julio, respectivamente, ha generado una ola de reacciones en su contra debido a la imagen que lo ilustra: la Virgen de Montserrat (más conocida como la Moreneta) y la Virgen de los Desamparados (o Geperudeta, como se la conoce en la Comunitat Valenciana) dándose un beso en los labios. "Contra les normes sagrades, estima com vulgues", reza el cartel de la organización independentista, que ha levantado ampollas en la comunidad cristiana.

Miles de personas se han congregado este jueves en la plaza de la Virgen de Valencia, siguiendo el llamamiento del polémico cardenal arzobispo de València, Antonio Cañizares, que había convocado para esta tarde un acto de "desagravio" por la "grave profanación" de la campaña de Endavant. Tanto la plaza de la Virgen como la basílica se han llenado de personas, que exhibían pancartas como 'Madre de España, sol de Valencia, no nos dejes de amparar' o 'Alcaldesa perpetua', de asociaciones carlistas, o 'Valencia contra la degeneración', de España 2000.

Cañizares, antes del rezo del rosario, ha llamado a los asistentes a "profesar la devoción de todos a la Mare de Déu" a pesar de los "agravios y ofensas", y ha exclamado que "algunos no saben lo que hacen y la han ofendido". "No venimos a ningún acto político ni a ninguna protesta. No venimos con ninguna bandera ni representando a ninguna sigla. Se confunden y desfiguran por tanto los que vengan en otro sentido, venimos manteniendo sencillamente el sentido religioso que convoca este acto". Tras recibir a la patrona de Valencia a las puertas de la Seo, el purpurado le ha dirigido un rosario y, posteriormente, ha celebrado una misa en cuya homilía ha querido "desagraviar a la virgen".

Como arzobispo de Valencia, ha asegurado que la ciudadanía no puede "esperar" de él "otra cosa”. “Aunque me crucifiquen", ha apostillado, tras lo que ha sido aplaudido por el público de la Catedral. "Tengo que ir contracorriente aunque no sea políticamente correcto, como hizo Jesús", ha añadido Cañizares, que ha reiterado su rechazo a la “ideología de género” por "destructora". “Sería un pésimo obispo si me callara ante eso, y yo quiero ser un buen obispo", ha aseverado, para ser nuevamente ovacionado.

IMAGEN "BLASFEMA"

Noticias relacionadas

El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, se ha unido al reproche y ha lamentado, en una carta dirigida a Cañizares, el "uso blasfemo" de las imágenes de la Moreneta y la Geperudeta. Asimismo, Pujol ha trasnmitido al cardenal de València que se uniría espiritualmente a la oración de desagravio. Igualmente, la asociación e-Cristians ha censurado el cartel de Endavant por considerar que agrede y menosprecia a los católicos. "No saben hacer política sin agredir a sus compatriotas, son sembradores de discordia y conflicto", ha subrayado esta plataforma.

Por su parte, el alcalde de València, Joan Ribó (Compromís) consideró el pasado martes que "utilizar símbolos muy estimados" por algunos ciudadanos "no es la mejor solución para avanzar en el respeto a todas las personas, sea cual sea su opción sexual, y tampoco en el respeto a la simbología religiosa". "No me gusta porque creo que se podían haber hecho las cosas de otra manera", añadió Ribó. En cambio, el presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, trató de quitar hierro al asunto al considerar que, a su juicio, el cartel no estaba "planteado como una ofensa".