Ir a contenido

el pulso soberanista

El borrador de constitución catalana solo considera oficiales el catalán y el aranés

El texto relega al castellano de su estatus actual pero sus ponentes defienden que se "protegerán los derechos de los castellanohablantes"

Cartel en catalán y castellano en una parada de metro de Barcelona.

Cartel en catalán y castellano en una parada de metro de Barcelona. / FRANCESC CASALS

El catalán y el aranés (en el Aran) serán las únicas lenguas oficiales de Catalunya si se consuma la independencia. Esa es al menos la propuesta del borrador de constitución catalana que defienden los ponentes -el senador por ERC Santi Vidal actúa como asesor externo- que han redactado el texto, que este miércoles se entregará a la presidenta del ParlamentCarme Forcadell. El castellano, de acuerdo con este documento, queda relegado de su estatus actual y solo se indica que "se protegerán los derechos de las personas que son castellanohablantes, según avanza el diario 'El Punt Avui'.

En declaraciones a ese mismo diario, fuentes del equipo de ponentes afirman que la 'carta magna' de la hipotética república debe proteger el plurilingüismo, "el plurilingüismo, no el bilingüismo -sostienen-, porque en Catalunya hay mucha gente que habla muchas lenguas". En ese aspecto, el borrador de la ley de leyes transita muy en la línea del manifiesto impulsado por el grupo de lingüistas Koiné, que levantó una fuerte polvareda el mes pasado tras reclamar que el catalán sea la "lengua territorial" y denunciar que el castellano ha sido "impuesto" por el Estado español.

El líder de Esquerra y vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, escribió en abril del 2014 un artículo en este diario en el que aseguraba que el castellano "sería oficial en un Estado propio". Una imagen gráfica de lo que desean los republicanos sería la situación actual de catalán y castellano en aquellas instancias que dependen de la Generalitat. Es decir, la posibilidad de dirigirse a la Administración en cualquiera de las dos lenguas, pero con la preferencia en el uso del catalán por parte del Govern. 

La coalición que su partido forma con ConvergènciaJunts pel Síreiteró su apoyo al bilingüismo tras difundirse el texto del Grup Koiné (firmado entre otros por Josep-Lluís Carod Rovira y la 'exconsellera' Irene Rigau), y hasta el propio 'president' Carles Puigdemont se pronunció en la misma línea, que difiere ostensiblemente de la propuesta que ahora plantean los ponentes de la constitución. Una encuesta elaborada por el GESOP para este diario indica que el 72% de los catalanes defienden la cooficialidad del catalán y el castellano, es decir, que los ciudadanos puedan relacionarse con la administración en ambos idiomas.

148 ARTÍCULOS

El borrador de la constitución catalana consta de 148 artículos y ha tenido en cuenta las más de 3.400 aportaciones que han sido enviadas por ciudadanos a través de internet. "Huelga decir que la línea general era de protección del catalán, pero también estaba la preocupación sobre qué hacemos con el castellano y el inglés", sostiene un representante de los ponentes al 'Avui'. También afirma que no temen la polémica y que están abiertos a que se abra el debate entre la población.

0 Comentarios
cargando