06 ago 2020

Ir a contenido

La CUP mantiene el pulso por la desobediencia

La formación marca líneas rojas en la negociación de la moción rupturista con Junts pel Sí

Convergència pide retirar las referencias a los Mossos d'Esquadra

FIDEL MASREAL / BARCELONA

Cargos locales y dirigentes de la CUP, en un acto en favor de la desobediencia en el Fossar de les Moreres de Barcelona, el pasado sábado.

Cargos locales y dirigentes de la CUP, en un acto en favor de la desobediencia en el Fossar de les Moreres de Barcelona, el pasado sábado. / CARLOS MONTAÑÉS

Espadas en alto. A las puertas de la decisiva negociación que se abrirá este lunes entre la CUP y Junts pel Sí sobre la moción rupturista de los anticapitalistas que tanto ha enojado a JxSí, los cuperos marcan tres líneas rojas sobre las que aseguran que no piensan ceder, al mismo tiempo que Convergència les exige que no pongan a los Mossos d'Esquadra en la encrucijada de cometer una ilegalidad.

La CUP mantendrá el núcleo duro de su propuesta y no piensa ceder ni en las referencias a la desobediencia, ni en reiterar la vigencia de la moción de "desconexión" votada el 9 de noviembre, ni en la reclamación de que los Mossos d'Esquadra no ejecuten los requerimientos de la Audiencia Nacional contra el independentismo.

Los anticapitalistas han reunido este domingo a decenas de cargos locales y diputados en el Parlament en la campaña 'sense por, desobeïm per la independència', en un acto en el Fossar de les Moreres. Allí los discursos han insistido en el concepto de que "sin desobediencia no hay independencia", como ha reiterado el parlamentario Benet Salellas. Es más, la CUP redobla el pulso y convoca una manifestación el 7 de mayo en favor de este desacato a decisiones del Estado en relación a la moción del 9-N (declarada nula por el Tribunal Constitucional) o al uso de la bandera estelada en ayuntamientos catalanes. En el acto se ha reclamado la "soberanía popular" por encima de la "legalidad española", en palabras de la alcaldesa de Berga, Montse Venturós. También se ha reclamado directamente a las instituciones catalanas que apoyen todos los actos de desobediencia de alcaldes y concejales independentistas.

LA PROPUESTA ALTERNATIVA

Las posiciones son muy lejanas a lo que Junts pel Sí propondrá hoy a la CUPun cambio sustancial al texto para que se hable "en positivo" respecto a la continuidad del proceso soberanista frente al Estado pero sin referencias a desobedecer ni tampoco a que los Mossos se nieguen a ejecutar decisiones judiciales del Estado. Este es el planteamiento alternativo que, según ha explicado Jordi Turull en declaraciones a Rac-1, se pondrá sobre la mesa de los diputados anticapitalistas, que esde domingo han insistido en que solo aceptarían "matices" respecto al redactado de su propuesta.

JUNQUERAS, OPTIMISTA

La tensión entre JxSí y los cuperos es notable hasta el punto que hace unas semanas el 'expresident' Artur Mas avisó de que si la CUP no apoya los presupuestos que presentará en breve el nuevo Govern la legislatura se podría dar por finalizada. El vicepresidente y 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras, ha lanzado un mensaje de optimismo. "Nuestra tarea es gestionar la realidad, no inventarnos nuevos escenarios de futuro que no existen", ha afirmado, reiterando que su prioridad es "obtener el apoyo de la CUP" a las cuentas.