Mas llama a la cúpula de CDC a despejar dudas sobre su independentismo

El 'expresident' insta a su partido a dejar claro que no habrá marcha atrás en la hoja de ruta

Carles Puigdemont y Artur Mas, en la reunión de la ejecutiva de CDC del pasado 18 de enero.

Carles Puigdemont y Artur Mas, en la reunión de la ejecutiva de CDC del pasado 18 de enero. / JOAN CORTADELLAS

2
Se lee en minutos

Artur Mas hizo el pasado lunes un llamamiento interno a la cúpula de CDC a despejar dudas sobre su apuesta independentista y a dejar claro que no tiene intención de dar marcha atrás en sus tesis en favor de un Estado independiente. Paradójico emplazamiento de quien la semana anterior se había manifestado partidario de definir a Convergència como "soberanista", y no como "independentista", para que puedan sentirse también cómodos aquellos catalanes que no apuesten abiertamente por la ruptura porque prefieren un Estado catalán asociado a España.

Según han explicado a Efe diversas fuentes de la dirección de Convergència, en la reunión del pasado lunes del secretariado permanente del partido, el 'expresident' se hizo eco de las interpretaciones a las que habían dado pie esas declaraciones recientes.

El pasado 9 de marzo, Mas aseguró que no era partidario de definir la CDC refundada como "estrictamente independentista", sino como "soberanista". Dos días más tarde, el 'conseller' de Territori y Sostenibilitat y excoordinador general de CDC, Josep Rull, abundó que en su partido "caben perfectamente" aquellos catalanes que defienden el referéndum aunque votarían 'no' a la independencia.

RECELOS DE ERC

La concatenación de declaraciones generó recelos en ERC y, días después, el portavoz de los republicanos en el Congreso, Joan Tardà, advirtió de que "por encima de las legítimas opiniones de Artur Mas hay el compromiso contraído por el Govern con la ciudadanía de hacer la independencia. ¡Cumplir o traicionar!".

Según las fuentes consultadas, Rull intervino ante sus compañeros de dirección para aclarar que en ningún caso era su intención generar dudas sobre el proyecto independentista del partido. Mas también se refirió al efecto que habían producido las declaraciones de los últimos días y subrayó la necesidad de poner fin a posibles "confusiones", estableciendo un criterio claro sobre cuál es la posición de Convergència en relación con el horizonte nacional de Catalunya.

Mas, según las fuentes consultadas, insistió en evitar a toda costa transmitir la sensación de que CDC está dando marcha atrás en su apuesta por la independencia, derivando hacia posiciones más ambiguas y plantándose simplemente en la defensa de un referéndum, sin decantarse explícitamente por una de las respuestas.

PRONUNCIAMIENTOS CLAROS

El secretariado permanente acordó que los mensajes públicos de la formación aclararán que CDC sigue sosteniendo las tesis en favor de un Estado independiente en el marco de la UE, como defendió abiertamente en las elecciones del pasado 27 de septiembre dentro de la coalición Junts pel Sí.

Noticias relacionadas

Según estableció el secretariado permanente de CDC, este sello independentista del partido debe incorporar dos matices: el primero, que es necesario ampliar la mayoría social a favor del 'sí' a la independencia; y el segundo, que aquellos ciudadanos favorables al derecho a decidir pero que ahora votarían 'no' en un referéndum deberían poder votar Convergència el día que Catalunya llegue a disponer de un Estado propio.

Ese fue en esencia el mensaje que transmitió la portavoz del partido, Marta Pascal, en la rueda de prensa posterior a la reunión, en la que garantizó que el objetivo de los convergentes es que "Catalunya sea un Estado independiente dentro de la Unión Europea", si bien trabaja para "convencer" a quienes aún no defienden esta solución.