Ir a contenido

El Govern rebautiza 'Exteriors' pero acelera las leyes de ruptura

Romeva sostiene que el cambio de nombre de su 'conselleria' no es una renuncia

JxSí y la CUP imponen su mayoría y crean las ponencias de desconexión

Rafa Julve Fidel Masreal

Reunión del Consell Executiu, este martes en el palau de la Generalitat.

Reunión del Consell Executiu, este martes en el palau de la Generalitat. / DANNY CAMINAL

Pese a declaraciones desafiantes del propio 'president', Carles Puigdemont, en defensa de la Conselleria d' Exteriors frente a la impugnación estatal y la suspensión del Tribunal Constitucional, el Govern ha decidido finalmente cambiar el nombre de la cartera que dirige Raül Romeva para evitar un posible veto del Tribunal Constitucional (TC), que ha suspendido parte de las funciones de este departamento. Esta 'conselleria' pasará a denominarse Conselleria d'Afers i Relacions Institucionals, Exteriors i Transparència. Horas antes de esta rectificación, Junts pel Sí y la CUP han decidido en cambio acelerar la redacción de las tres leyes de ruptura de la polèmica declaración de "desconexión" del 9-N, mediante la fórmula de las ponencias, pese al informe desfavorable de los servicios jurídicos del Parlament y el rechazo del resto de grupos parlamentarios, a izquierda y derecha.

En relación a la modificación de la denominación de Exteriors, el Govern ha tratado también de presentarla como un desafío y como un acto sin importancia pero que mantiene la firmeza soberanista a la hora de ejercer competencias en política exterior. Romeva ha afirmado que el recurso del Gobiern del PP "no tiene ningún tipo de base, ni justificación, sólo busca pararnos. Esta alteración, que no cambio sustancial, en el nombre nos permitirá seguir adelante sin quedar atrapados por esta argucia legal que el TC intentó".

Raül Romeva

"Esta alteración, que no cambio sustancial en el nombre, nos permitirá seguir adelante" 

Pese a que el 'president' sostuvo que no se tocaría ni una coma ni se pondría "tippex" al nombre que define la polémica 'conselleria' finalmente se ha decidido cambiar el nombre, pese a que Romeva ha insistido una y otra vez en que no cejará en mantener las funciones de su departamento. "La decisión está tomada por voluntad de no pararnos, el planteamiento del TC, un órgano jurídicamente muy cuestionable -se ha convertido en un instrumento político- es una modificación menor para mantener intacto nuestro trabajo, día a día, nos garantiza continuar adelante”. La CUP, socio parlamentario del Govern, tardó pocos minutos en expresar su disconformidad con el cambio de nombre.

NUEVAS ESTRUCTURAS

En linea con la voluntad de mostrar músculo y voluntad de mantener la hoja de ruta soberanista y de situar en la órbita de ERC a cargos de su confianza, el Govern ha decidido crear nuevas estructuras para impulsar la llamada hoja de ruta soberanista: una secretaría y una oficina para la mejora del autogobierno, asi como el cambio de denominación del Institut d’Estudis Autonòmics (IEA). El director de la Oficina para la mejora de las instituciones de autogobierno será Josep Maria Reniu.

DESAFÍO A LOS JURISTAS DEL PARLAMENT

Poco antes de conocerse el cambio en el nombre de Exteriors, los cuatro representantes de Junts pel Sí han impuesto su mayoría en la Mesa del Parlament frente a los tres diputados de la oposición para aprobar la creación de las ponencias conjuntas de las leyes de desconexión. La coalición soberanista, de acuerdo con la CUP, ha impulsado ese mecanismo para elaborar las normas de transitoriedad jurídica, hacienda propia y protección social, pese al informe contrario de los servicios jurídicos de la Cámara. Ciudadanos, el PSC y el PPC han anunciado que plantearán la semana que viene a la Mesa una petición de reconsideración, y tanto el partido naranja como los populares ya han avisado de que si no se frenan las ponencias, presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por "vulneración de los derechos de los diputados".

Carlos Carrizosa

PORTAVOZ DE ciutadans

Aunque cambie el orden de las palabras, el Govern no tiene competencias en exteriores

Junts pel Sí ha justificado la decisión de seguir adelante con las ponencias conjuntas acusando al resto de grupos de "prejuzgar" los resultados de estos trabajos. También ha afirmado que las ponencias no tienen por qué ser paralizadas por un grupo porque sería imponer la voluntad de una minoría a la de la mayoría de diputados, y ha insistido en que la tramitación por la vía que han elegido permite partir de cero y otorgar al proceso toda la fuerza democrática posible. En la misma línea se ha pronunciado la diputada de la CUP Eulàlia Reguant, que ha dado por finalizada la discusión técnica para "empezar a hacer política" y ha vuelto a invitar al resto de grupos a sumarse a las ponencias. Sin embargo, los partidos de la oposición han dejado claro que no participarán y que la actuación de los soberanistas representa un actitud "arbitraria" y de "menosprecio" ante el reglamento del Parlament.