Ir a contenido

CAMINO DE LA INVESTIDURA

Sánchez espera al PNV mientras sube la presión por su pacto con Ciudadanos

Los socialistas ven factible otro acuerdo con los nacionalistas vascos tras estudiar sus propuestas

Podemos y el PSOE se enzarzan y Rajoy pospone cualquier cita con Rivera hasta el 7, pasada la investidura

Gemma Robles Juan Ruiz Sierra

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el del PNV, Antonio Orduzar, en una reunión reciente sobre investidura

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el del PNV, Antonio Orduzar, en una reunión reciente sobre investidura / JUAN MANUEL PRATS

El argumentario del PSOE para defender su pacto con Ciudadanos incluye una referencia a ‘El Quijote’. El pasado miércoles, cuando le preguntaron por qué no aparecía en el acuerdo la derogación de la reforma laboral del PP, el exministro Jordi Sevilla, negociador de los socialistas, dijo: “Si digo ‘en un lugar de La Mancha…” se sabe que estoy hablando de ‘El Quijote’. No hace falta utilizar el verbo derogar para reconocer que es una derogación”. Este jueves, ante la misma pregunta, Pedro Sánchez respondió con el mismo recurso a Cervantes. El PSOE -como Ciudadanos- aguanta la creciente presión que le llega desde Podemos y el PP y se defiende, mientras aguarda un acercamiento al PNV que se está cociendo, pero a fuego lento.

Los podemistas atacan a Sánchez denunciando ocho aspectos del acuerdo (‘ley mordaza’, complemento salarial, salario mínimo, sanidad…pero sin incluir el rechazo al referendum) con los que no comulgan, resaltando ese nuevo tipo de contrato “estable y progresivo” con una indemnización por despido que en algún tramo empeoraba la actual y que, a última hora, socialistas y ‘naranjas’ se han visto obligados a revisar. El PSOE respondió a los ‘morados’ que sus críticas son “sinrazones”.

Los populares no se quedaron atrás. Primero amenazaron con ir al Constitucional para intentar adelantar las sesiones de investidura. Después arremetieron contra el jefe de los socialistas y el de Ciudadanos, Albert Rivera quien, por cierto, convocó a Mariano Rajoy a una cita antes del 5 de marzo para explicarle el pacto y reclamar su abstención. El presidente en funciones respondió: si quiere reunión, será el día 7 (lo puntualizó el ministro Rafael Catalá) y para estudiar un acuerdo que permita su releeción. De hacer a Sánchez jefe del Ejecutivo, ni hablar. “Me reúno cuantas veces quiera, pero que no me tome el pelo”, espetó Rajoy.

'AGENDA VASCA'

Todo apunta pues a que el primer intento de investidura de Sánchez será fallido. No obstante, los socialistas esperan llegar al final de la próxima semana con el apoyo del PNV (6 escaños). Eso no basta para ser presidente, pero sí para intentar una segunda ronda de negociaciones partiendo de un mínimo de 136 escaños.Fuentes del PSOE explican que las propuestas que los nacionalistas remitieron, centradas en Euskadi, son “razonables”. Creen que el acuerdo es “sencillo”.  Lo que no son capaces de concretar es cuándo podrá sellarse.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, enfrió este jueves los ánimos. “La concreción del pacto entre el PSOE y C’s, y la escenificación tan grandilocuente que han hecho, sin entrar en contenidos, es un obstáculo para que otros puedan mantenerse en las conversaciones”, señaló en Radio Bilbao, aunque introdujo un matiz relevante. “La decisión sobre la postura del PNV dependerá de la respuesta del PSOE a la agenda vasca”, precisó.

LA CONSULTA

Es posible, por tanto, que el hipotético entendimiento con los nacionalistas no llegue antes del sábado, día en el que los militantes del PSOE están llamados a votar sobre los acuerdos. En el fondo, los afiliados tampoco opinarán sobre el pacto con C’s. La pregunta a contestar en la urna es genérica y pensada como paraguas de los eventuales acuerdos que puedan firmarse: “El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un Gobierno progresista y reformista?”.

Es en el fondo un plebiscito sobre el secretario general, y aunque Sánchez ha agrandado su figura en este proceso y ha disfrutado de cierta paz orgánica, la convocatoria también puede presentar espinas. Dirigentes territoriales del PSOE dudan del nivel de participación, debido a que el acuerdo con Rivera es insuficiente. Además, recuerdan que es un documento pactado con un partido tachado de “derechas” durante la campaña.

Pero todos creen que las bases respaldarán a Sánchez y al acuerdo, cuyo sustrato ideológico es tan indefinido que sirve para que el PSOE intente atraer a Podemos y para que C’s haga lo mismo con el PP. “La línea roja de la izquierda debe ser poner fin a Rajoy”, dijo el candidato socialista en la SER, donde también habló de un presunto “acuerdo de bloqueo entre el PP y Podemos”. Rivera, mientras tanto, insistió en Telecinco en que los populares deben sumarse a la alianza.

0 Comentarios
cargando