Ir a contenido

El Ejecutivo español concedió pasaporte diplomático Montilla y a Carod-Rovira cuando estuvieron en el Govern

El exdirigente de ERC revela este privilegio, que contrasta con la actual actitud del Ejecutivo central al promover la suspensión de la Conselleria de Exteriors

Josep Lluís Carod-Rovira y Miguel Ángel Moratinos durante la reunión que mantuvieron el 31 de enero del 2007, cuando el primero era vicepresidente de la Generalitat y el segundo, ministro de Exteriores.

Josep Lluís Carod-Rovira y Miguel Ángel Moratinos durante la reunión que mantuvieron el 31 de enero del 2007, cuando el primero era vicepresidente de la Generalitat y el segundo, ministro de Exteriores. / JUAN MANUEL PRATS

La decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de presentar un recurso por un conflicto de competencias contra la Conselleria de Exteriorsque anoche admitió a trámite el Tribunal Constitucional provocando su suspensión automática, contrasta con la relajación diplomática que se vivió en tiempos del tripartito.

Según ha explicado este miércoles a los micrófonos de RAC-1 el entonces vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, el ministro de Exteriores de aquellos días, Miguel Ángel Moratinos, le concedió el pasaporte diplomático. Tanto a él, como al 'president' José Montilla y a la que fuera su mano derecha, la viceconsejera de Exteriors, Rosa Clavell. El exdirigente de ERC tenía entre sus competencias la política exterior del Govern.

"Conseguimos que tanto el presidente de la Generalitat, el vicepresidentey la viceconsejera de Exteriors dispusiesen de pasaporte diplomático concedido por el reino de España. Exactamente igual que el que tenían los representantes del Gobierno de Quebec en Canadá o los del Gobierno de Flandes en Bélgica", ha explicado Carod, antes de asegurar que fue resultado de unas negociaciones con Moratinos y que no se dio publicidad a este privilegio.

Otro ejemplo del diferente talante del Gobierno socialista en la reunión que Moratinos y Carod-Rovira mantuvieron el 31 de enero del 2007, en la que el segundo le explicó las líneas de su departamento en acción exterior, y le reclamó poder participar en las reuniones del Ejecutivo central con autoridades de Andorra, Francia, Portugal y Marruecos, que eran considerados objetivos prioritarios por parte del Govern. Aquel día, Carod aseguró que las relaciones entre los dos ejecutivos en este área se desarrollaban "sin recelos, con colaboración y lealtad".

El PP criticó al día siguiente la reunión y anunció que estudiaría la petición de comparecencia del ministro en el Congreso para que explicase el contenido de la misma y a los "pactos" que estaba dispuesto a llegar el Ejecutivo para conservar el apoyo de ERC en la Cámara baja. Entonces era portavoz de Exteriores de la fuerza conservadora el dimitido embajador español en la Índia, Gustavo de Arístegui, quien ya adelantó la posterior línea de actuación de su partido. Calificó de "disparate absoluto" que Catalunya pudiese participar en reuniones bilaterales de España con otros países y advirtió de que otorgar competencias a la Generalitat en materia de política exterior "contradice la Constitución".

Carod-Rovira ha considerado que la suspensión de la Conselleria de Exteriors es "una pura utilización política del marco legal vigente". "Los que se llenan la boca de decir que España es un Estado federal, que miren qué hacen en Canadá o Bélgica y veran de qué va", ha añadido.

¿QUÉ ES UN PASAPORTE DIPLOMÁTICO?

Según reseña el Ministerio del Interior en su página web, el pasaporte diplomático es un documento que expide el Ministerio de Asuntos Exteriores para facilitar el ejercicio de la acción exterior del Estado y sus titulares son "altas personalidades de la nación, miembros de la carrera diplomática y consular y otros altos cargos". Su validez es de tres años, ampliables a cinco.

El real decreto 1123/2008 especifica que entre las personas con derecho a poseer el pasaporte diplomático están los miembros de la familia real, el presidente del gobierno, el del Congreso y el del Senado, embajadores, los funcionarios de la carrera diplomática, personal del Ministerio de Exteriores y altos cargos "que realicen, con carácter temporal, misiones oficiales en el exterior que por sus características lo requieran".

0 Comentarios
cargando