Ir a contenido

EL PULSO SOBERANISTA

ERC se aferra a la DUI pese al 'plan Puigdemont'

Rovira insiste en proclamar la independencia en 18 meses, antes de unas elecciones y un referéndum

El 'president' ha descartado una declaración sin el aval de una consulta, el de la constitución

XABIER BARRENA / ROGER PASCUAL / FIDEL MASREAL / BARCELONA

 La diputada de Junts pel Sí Marta Rovira, este jueves en el Parlament.

 La diputada de Junts pel Sí Marta Rovira, este jueves en el Parlament. / FERRAN SENDRA

Apenas 10 días ha tardado en aparecer la primera piedra en el camino de la relación entre CDC y ERC al frente del Govern. O dos días, según se mire. Porque todo remite a la entrevista que un recién ungido 'president' Carles Puigdemont mantuvo con Mònica Terribas en TV-3. La discrepancia radica en la interpretación de la hoja de ruta que ambas fuerzas suscribieron, y con la que acudieron a las elecciones del 27-S. Y en concreto al cuándo Catalunya sería supuestamente independiente y cómo, declaración unilateral o no, llegaría a ese estado. El jefe del Govern negó toda opción a una declaración de independencia sin tener una mayoría que la respalde. Pero ERC ha recordado que lo suscrito prevé la proclamación antes de un aval de las urnas, vía aprobación de una eventual Constitución. Fuentes del Ejecutivo (de CDC y de ERC) quitaron de inmediato hierro al asunto, sin negar la discrepancia.

El caso es que el nuevo 'president', en la entrevista televisiva, cambió los términos de la hoja de ruta contenida en el programa electoral de Junts pel Sí. Puigdemont hizo lo mismo que habían advertido tanto la CUP como Artur Mas y el candidato de CDC a las generales, Francesc Homs: reconocer que el resultado del 27-S no permite proclamar la independencia.

Carles Puigdemont

14 ENERO DE 2016

"¿Tenemos fuerza suficiente para proclamar la independencia con esta composición parlamentaria? Todavía no"

"El resultado permite iniciar el proceso y convocar a la gente al referéndum de la Constitución, y las elecciones que permitan la proclamación de la república después", afirmó. Y dejó claro: "¿Tenemos fuerza y legitimidad democrática para iniciar este trayecto? Sí, rotundamente. Ahora bien, ¿tenemos la fuerza suficiente para proclamar la independencia de Catalunya con esta composición parlamentaria? No todavía".

Lo cierto es que el esquema de Puigdemont, sin embargo, chirriaba en cuanto a que las constituciones las redactan parlamentos tras celebrar elecciones constituyentes. Y que solo se llega a ellas si el país en cuestión ha hecho un acto de soberanía, es decir, declarar la independencia. Pero esto, ante el 47,8% de votos a listas independentistas parece poco viable. Es decir, la hoja de ruta suscrita choca con la realidad de las urnas y que cabría readaptarla.

DUI NO PREVISTA

"No está previsto en nuestro compromiso electoral hacer una declaración unilateral de independencia", añadió el 'president'. Una afirmación que contrasta con la página 3 de la hoja de ruta, en la que se afirma: "Culminada la primera etapa se procederá a la proclamación de la independencia, a partir de la desconexión respecto al ordenamiento jurídico español vigente. Inmediatamente después de la proclamación, el Parlament aprobará la ley de transitoriedad jurídica". Y posteriormente se tendrá que aprobar la ley del proceso constituyente. Tras todo ello llegaría lo que Puigdemont prevé como paso previo: la convocatoria de elecciones constituyentes y la ratificación del nuevo Estado mediante un referéndum sobre la nueva Constitución.

Todo esto ocurrió hace 10 días y pasó más o menos desapercibido. Este martes, Marta Rovira, portavoz adjunta de Junts pel Sí (en efecto, la fuerza que sustenta a Puigdemont) y líder ejecutiva de ERC, ahora que Junqueras está en el Govern, hizo tan solo una cosa: leer la hoja de ruta suscrita. Y saltaron las alarmas, aunque evitara explicitar que sería "unilateral", como se encargaron de remarcar fuentes convergentes.

Marta Rovira

26 de enero DE 2016

"Para aprobar las leyes [que emanan de la resolución del 9 de noviembre] hay que ser soberanos. Para debatirlas, no"

Así, Rovira ha reiterado que la declaración de independencia se realizará en 18 mesesantes de unas elecciones constituyentes y de un referéndum de ratificación. "Para aprobar las leyes tenemos que ser soberanos. Para debatirlas no", ha señalado. Siguiendo su explicación la aprobación de la declaración de independencia se haría de forma "simultánea" con la ley de transitoriedad, la del proceso constituyente y las de las estructuras de Estado. Posteriormente vendría el refrendo en las urnas, primero en unas elecciones constituyentes y luego en un referéndum. "Debemos implementar el mandato democrático que se nos ha dado".

CONSTITUCIÓN CATALANA

Otra discrepancia subyace en todo esto, ¿quién redacta la Constitución catalana? Según el 'president', el actual Parlament. Para ERC, la Cámara que saliera de las nuevas eleccionesPor cierto, si se hace caso escrupuloso a lo que dice la hoja de ruta (y la declaración del 9-N) habría que declarar la independencia -y eso no lo dijo Rovira, pero la consulta del documento no ha lugar a dudas- como quien dice por San Valentin (un mes después de la formación del Govern), porque si no, el calendario no cuadra.

Todo esto ocurrió el día en que se supo que Puigdemont y Junqueras mantendrán cada martes, tras la reunión del Consell Executiu, un encuentro para coordinarse y deshacer los entuertos como el de la hoja de ruta, por ejemplo. En la reunión inaugural, sin embargo, no se ha abordado el tema. Ambas fuerzas insisten en no querer hacer leña. "Seguro que lo debatirán", apunta una fuerte cercana a la dupla dirigente.