Ir a contenido

La Virgen se queda con la medalla

La Audiencia avala la concesión que hizo la Policía Nacional

Dos magistrados rechazan que se le haya otorgado la distinción policial

MARGARITA BATALLAS / MADRID

La Audiencia Nacional ha avalado la concesión de la medalla de la Policía Nacional a Nuestra Señora María Santísima del Amor por considerar que no fue una decisión "ni irracional ni arbitraria", ya que buscó recompensar  valores que comparte con esta fuerza de seguridad como son "la dedicación, el desvelo, la solidaridad y el sacrificio". La medalla fue otorgada el pasado año por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y fue recurrida por la Asociación Europa Laica. La sentencia cuenta con el voto contrario de dos jueces.

El Ministerio del Interior otorgó el febrero del 2014 la más alta distinción de la policía a la cofradía Nuestro Señor Padre Jesús "el Rico" y María Santísima del Amor con la que la Policía mantiene "una estrecha colaboración" desde junio de 1938 en Semana Santa y porque cada año libera a un penado.

Europa Laica se opuso a esta decisión al subrayar que España es un país aconfesional y por entender que el premio se concedía a "una figura religiosa". Sin embargo, los jueces rechazan esta posición al considerar que hay que tener en cuenta la sociología del país y al apuntar que la medalla ha sido entregada a una cofradía. 

PRECEDENTES

Asimismo, los jueces señalan que ya se han concedido con anterioridad otras medallas a otras cofradías como la del Nazareno en el 2004 o Jesús del Perdón en el 2010. Por ello, sostienen que esta concesión busca una recompensa a "acciones dignas de emulación".

Una opinión que no es compartida por los magistrados de la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional que han votado en contra y que sostienen que "la asistencia a actos procesionales o el privilegio de liberar a un preso en Semana Santa" no son motivos "excepcionales" que aconsejen otorgar este premio porque "no supone un incentivo para los miembros de la policía", como exige la ley.