20 oct 2020

Ir a contenido

Rajoy contra el apocalipsis

El líder del PP reclama una mayoría frente pactos que impidan gobernar al más votado

J. C. / SEVILLA

Rajoy asegura que los independentistas catalanes no van a romper nada / EFE / VÍDEO: ATLAS

"España no está para experimentos, se necesita estabilidad y certidumbre". El presidente del PPMariano Rajoy, activó este sábado oficialmente el modo precampaña para las elecciones generales del 20 de diciembre con el mensaje que viene repitiendo en el año más vertiginoso desde el punto de vista electoral: la única vía para consolidar la recuperación es mantener las recetas de estos cuatro años. Una legislatura en la que reconoció "errores", sin entrar en los detalles, pero que debe tener continuación frente a "los experimentos y las políticas que nos llevaron a la crisis". De nuevo la tesis del PP o el caos.

Rajoy participó en Lorca (Murcia) en la clausura del congreso de Nuevas Generaciones dos días después de que el CIS pronostique para su partido una frágil ventaja (apenas tres puntos) sobre el PSOE y el resto de fuerzas e insista en la fragmentación del Congreso y el Senado. Un escenario que se presenta como el mismísimo apocalipsis, a juicio de los conservadores, de ahí que el líder del PP reclamara este sábado el voto para obtener el 20-D una mayoría al menos suficiente que frene cualquier pacto de perdedores. "No queremos parlamentos donde los gobiernos no puedan gobernar porque los demás se pongan de acuerdo para no dejar gobernar al que ha ganado las elecciones", afirmó.

Frente a esa tesitura, Rajoy insistió en presentar al PP como el partido que ofrece la "solvencia" necesaria que no enturbie esa senda de la recuperación, porque los resultados, "aunque importantes, son aún insuficientes". La opción de la estabilidad. El jefe del Gobierno lo sigue fiando todo a la economía, que este sábado mantuvo una vez más como principal aval de su gestión. Recordó que el PP evitó el rescate de España y la quiebra, que "nos podría haber obligado bajar las pensiones o subir el IVA al 23%". Subrayó la creación de más de un millón de empleos en los últimos dos años, y que aunque se tomaron decisiones difíciles, se llevaron a cabo preservando los pilares básicos del Estado del bienestar.

"Estamos en un camino de recuperación que se puede perder si no hacemos las cosas bien", reiteró. El objetivo, como ya anunció en la pasada campaña de las autonómicas, pasa por alcanzar la próxima legislatura 20 millones de empleos.

Ante las generaciones más jóvenes del PP, a los que animó a "dar la cara" por la política, Rajoy alabó además la ventaja de pertenecer a un partido con esta trayectoria, porque "la historia puede servir para avalar las decisiones que se tomen en el futuro". Otras fuerzas, por el contrario, "también tienen historia (en alusión al PSOE), pero no pueden dar lecciones" por la subida del paro en su mandato.

Y luego están los nuevos partidos, "los que no tienen historia". Frente a ellos, el PP se erige como un partido "serio, no un fruto de tertulias ni un producto de campañas publicitarias", censuró en clara referencia a Podemos y Ciudadanos, a los que ni siquiera nombró.

"VIEJOS CONOCIDOS"

En la misma línea, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, consideró que las nuevas fuerzas son "viejas conocidas", comparando a Podemos con las Juventudes Comunistas -"aunque Juan Carlos Monedero sube la media de edad"- y a Ciudadanos con la derecha del copago y el contrato único. Por eso, en un mitin en Almería apeló al orgullo del pasado, aseverando que los mejores años de España "siempre han venido de la mano del PSOE", el "único cambio posible" frente a la "derecha reaccionaria".