LA RESPUESTA DE LA MONCLOA

Rajoy solemniza que frenará la "provocación"

El presidente avisa a JxSí y la CUP de que la resolución "no surtirá ningún efecto"

El jefe del Ejecutivo central conversa con Sánchez y Rivera antes de comparecer

Rajoy responde a la resolución independentista planteada por Junts pel Sí y la CUP en el Parlament. / ATLAS

Se lee en minutos
PATRICIA MARTÍN / MADRID

La resolución independentista de Junts pel Sí y la CUPresolución independentista  cayó como un jarro de agua fría en el Palacio de la Moncloa, teniendo en cuenta que ambas fuerzas no suman mayoría de votos y que aún no se sabe quien será el 'president' o si habrá nuevas elecciones, según resumían fuentes gubernamentales. Pese a que la iniciativa pilló por sorpresa al Ejecutivo, Mariano Rajoy decidió dar una respuesta política e institucional con toda la celeridad posible.

Convocó a las dos del mediodía a la prensa a una comparecencia extraordinaria en la Moncloa para solemnizar que utilizará "todos los mecanismos políticos y jurídicos" que le otorgan "la Constitución y las leyes" para impedir la secesión catalana. El presidente del Gobierno leyó una declaración en la que recordó que los partidos proponentes "no obtuvieron la mayoría de votos" en las elecciones y, en un acto "de provocación", quieren aprobar una resolución "contraria a la Constitución, al sentir mayoritario de los catalanes y a la voluntad democrática de todos los españoles". Y acto seguido avisó de que "la resolución no surtirá ni uno solo de sus efectos", por lo que ofreció "tranquilidad" y remachó: "La justicia prevalecerá sobre la sinrazón".

LA RÁPIDA RESPUESTA

El presidente alertó además a los dirigentes independentistas de que "todos" los españoles están "sometidos a la ley y a las resoluciones de los tribunales". Y justificó su rápida respuesta, en comparación con la flema que ha demostrado en otros momentos álgidos del proceso soberanista -lo que ha sido criticado incluso dentro de sus filas-, con el argumento de que debe defender con "firmeza" la unidad de España. Previamente, Rajoy conversó con Pedro Sánchez Albert Rivera (a iniciativa del primero en el caso del líder el PSOE) y los tres "coincidieron", según subrayó la Moncloa, en la necesidad de defender la unidad de España y la ley.

Noticias relacionadas

Rajoy no quiso dar pistas de cómo impedirá que la resolución surta efecto, pero, en respuesta a la única pregunta que admitió, ensalzó la reforma del Tribunal Constitucional (TC) aprobada recientemente precisamente para que la institución pueda castigar a quien incumpla sus resoluciones.

Fuentes gubernamentales explicaron después los pasos a seguir. En primer lugar, la Moncloa cree que debe ser los grupos de la oposición los que muevan ficha e intenten impedir que la resolución se debata. Por si esta opción fracasa, se ha encargado un estudio jurídico que determinará si el Ejecutivo puede actuar antes o después de que la propuesta sea avalada por el Parlament. En ambos casos, el texto sería impugnado, a la espera de que el TC lo deje sin efecto. Y si el Govern o la Cámara catalana desobedeciesen, se pondría en marcha la reforma legal que en último término inhabilitaría a quienes desacaten. El Gobierno central también baraja "como última opción" la posibilidad de suspender la autonomía, un proceso complejo y con ciertas lagunas legales.