Podemos incluye la consulta en su reforma de la Constitución

La modificación incluye más derechos sociales y medidas contra la corrupción

Pablo Iglesias tiende la mano para dialogar «con todo el mundo» tras el 20-D

Se lee en minutos

IOLANDA MÁRMOL / Madrid

Fue la oficialización de un compromiso sostenido en público en multitud de ocasiones. Podemos garantiza que si llega al Gobierno tras el 20-D impulsará una reforma de la Constitución que permita que Catalunya decida en referéndum vinculante si aboga por la independencia o prefiere permanecer en España.

Lo que era hasta ahora una opinión informal de la dirección del partido quedó ayer formalizado como promesa electoral en boca del secretario general, Pablo Iglesias, que expresó al consejo ciudadano su voluntad de defender el derecho a decidir, convencido de que es algo que «le corresponde a la gente de manera libre». A punto de sellar el programa electoral, que se dará a conocer a principios de noviembre, Iglesias expresó a sus tropas que el partido  defenderá «la unidad en la plurinacionalidad», es decir, permitirá un referéndum vinculante y hará campaña a favor del «no».

EL ALCANCE DE LA REFORMA / El derecho a decidir es uno de los cinco grandes cambios en la Constitución que Podemos llevará en su programa electoral. Prometen también un cambio del sistema electoral que ponga fin a las circunscripciones provinciales; un acuerdo para despolitizar la justicia; que la  Carta Magna incluya la vivienda, la sanidad y la educación como derechos fundamentales y que se blinde contra la corrupción prohibiendo las puertas giratorias.

El discurso de Iglesias estuvo cargado de humildad, agradecimientos y, por primera vez de forma tan explícita, tendió la mano a otras fuerzas políticas. Con las encuestas situándoles a la baja y el auge de Ciudadanos amarrado a los titulares, Iglesias subrayó que en Podemos actuarán con responsabilidad y que están dispuestos para el diálogo.  A pesar de que el secretario general no se adentró en su discurso inicial -el único que fue en abierto a los medios de comunicación- en concretar nombres ni partidos, sí que subrayó que su mano «está tendida para hablar con todos».

Te puede interesar

CONDICIONES PARA PACTOS / «Os propongo que le digáis a nuestro país que toca hacer cinco grandes acuerdos para el cambio constitucional en España», defendió, y tras detallarlos, añadió: «Con estos cinco elementos podemos señalar que nosotros somos responsables y que estamos dispuestos a hablar con todo el mundo». ¿Significa «hacer grandes acuerdos» y «hablar con todo el mundo» que Podemos va a llevar estos cinco puntos a la mesa de conversaciones poselectorales cuando las encuestas anuncian que no habrá mayorías absolutas? Las fuentes oficiales del partido lo niegan, e insisten en que de las palabras de Iglesias no se debe inferir que las propuestas vayan a negociarse, ni que sean líneas infranqueables para eventuales acuerdos.

¿Son entonces propuestas renunciables? No hay respuesta, porque la única oficial es que Podemos sale a ganar, que el líder está «en plena forma», y que va a dejarse la piel porque no se conforma al mal fario que vaticinan las encuestas: convertirse en el nuevo partido bisagra.