El PSOE denuncia a Fernández Díaz por su reunión con Rato

Los socialistas acusan al ministro de prevaricación y revelación de secretos

Interior estudia acciones penales contra el partido por falsedad, injurias y calumnias

4
Se lee en minutos
JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

El PSOE dio este jueves un paso más en su cerco a Jorge Fernández Díaz por su reciente reunión con el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, imputado por blanqueo de capitales, la quiebra de Bankia (entidad de la que fue máximo dirigente y que después fue rescatada y nacionalizada) y el uso de tarjetas opacas. Los socialistas, muy contundentes desde que a finales de la semana pasada se desveló el controvertido encuentro, denunciaron ante la Fiscalía General del Estado al ministro del Interior, que este viernes comparecerá en el Congreso tras haberse resistido inicialmente, por prevaricaciónomisión del deber de perseguir delitos revelación de secretos.

La denuncia hurga en las "falsedades" en las que el departamento que dirige Fernández Díaz incurrió supuestamente desde que trascendió la noticia. En un principio, antes de que el ministro se viera obligado a aceptar rendir cuentas debido a la presión del Gobierno, de su propio partido, de la oposición y de los sindicatos policiales, Interior se limitó a emitir un comunicado en el que se defendía asegurando que el ministerio no dirigía las investigaciones sobre Rato y que, en cualquier caso, la cita, que tuvo lugar el 29 de julio a petición del también exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), solo había tratado de cuestiones "personales" ajenas al proceso penal. Sin embargo, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), dependiente de Interior, está encargada de la investigación del blanqueo, y el propio Rato señaló que habló con Fernández Díaz de "todo" lo que le "está pasando". Es decir, de su situación judicial.

EL "DISPARATE"

Ante las puertas de la fiscalía, Antonio Hernando, portavoz de los socialistas en el Congreso y encargado de interponer la denuncia, tachó de "disparate" y de "escándalo" la reunión, tanto más cuando "la corrupción es la segunda preocupación de los españoles".

La respuesta fue doble, por parte de la dirección del PP y del propio Gobierno, y vino en forma de ataque. Fuentes de Interior informaron de que habían solicitado a los servicios jurídicos del ministerio que estudiasen actuar penalmente contra el PSOE por denuncia falsainjurias y calumnias. "Que se dejen de amenazas y cumplan con su obligación", contestó en La Sexta Hernando, quien aún no ha reclamado la dimisión de Fernández Díaz, algo que sí han pedido sindicatos policiales, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y partidos como Podemos, ERC, Ciudadanos, que tachó la denuncia socialista de "inquisitorial" y UPD, que la respaldó.

Al mismo tiempo, el vicesecretario de autonomías y ayuntamientos del PPJavier Arenas, sostuvo que el paso dado por el principal partido de la oposición no tenía "ningún tipo de fundamento" y que Hernando, además, se "reía del Congreso", ya que había acudido a la fiscalía antes de escuchar al ministro en la Cámara baja. El dirigente socialista, quien consideró una mera "coartada" las informaciones que señalan que Rato solicitó el encuentro para hablar de las presuntas amenazas que su familia y él estaban recibiendo, adujo que había sido el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien le impulsó a acudir a la fiscalía, ya que el martes, en Pontevedra, anunció que la comparecencia no iba a aclarar "nada de particular".

COMPARECENCIA CRISPADA

La denuncia socialista viene a tensar aún más la comparecencia de Fernández Díaz en el Congreso, que se prefigura muy crispada, con los grupos de la oposición cargando con dureza contra el ministro -que acude al Parlamento a petición expresa de Rajoy, ya que en un principio rehusó dar él mismo ninguna explicación- y el PP intentando justificar una cita que una parte importante del partido critica tanto en público como en privado. La reunión, que ha levantado tantas sospechas, anula la estrategia de los conservadores de separarse todo lo posible, al menos formalmente, del exvicepresidente, a quien dieron de baja del partido en octubre del año pasado, cuando estalló el escándalo de las tarjetas opacas, en las que 83 consejeros de Caja Madrid y Bankia cargaron a las entidades más de 15 millones de euros en gastos personales. Entre enero del 2010 y mayo del 2012, Rato gastó 99.000 euros.

Noticias relacionadas

"Rato ya no es militante del PP y las irregularidades por las que se le investiga se enmarcan en una esfera personal", dijo la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el pasado abril, al anunciar la fiscalía una nueva investigación al exdirector del FMI por los supuestos delitos de fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, que le llevaron a estar brevemente detenido. La cita con Fernández Díaz muestra que hay puentes con el exvicepresidente que se han mantenido.

En este contexto, la líder del PP vasco, Arantza Quiroga, se sumó a otros barones que han tomado muchas distancias del ministro. Señaló que esperaba que este viernes diera una versión "lo suficientemente convincente", con lo cual vino a decir que la explicación que Interior ha ofrecido hasta ahora no lo ha sido.

El socialista Antonio Hernando muestra, el pasado 14 de agosto, la denuncia contra el ministro del Interior ante la sede de la Fiscalía.

El socialista Antonio Hernando muestra, el pasado 14 de agosto, la denuncia contra el ministro del Interior ante la sede de la Fiscalía. / JOSÉ LUIS ROCA