camino a las urnas

David Fernàndez alerta de que sin mayoría soberanista "en votos y escaños" no habrá legitimidad para iniciar la independencia

El portavoz de la CUP no ve su partido "ni invistiendo a Mas ni haciendo el juego al Estado"

El diputado de la CUP David Fernàndez durante la entrevista. / ACN

4
Se lee en minutos

Los partidos abiertamente independentistas tienen que ganar el 27-S tanto en escaños como en votos si quieren estar legitimados para iniciar un proceso de independencia, porque "se está haciendo un referéndum". Así de claro lo ha advertido David Fernàndez en una entrevista a la ACN, donde el portavoz de la CUP recuerda, además, que si fuera por su formación la cantidad de soberanistas no solo debería ser mayoritario sino superar el 55% . Por otra parte, Fernàndez ha considerado que no ve la CUP "ni invistiendo Mas ni haciendo el juego al Estado" tras el 27-S, y ha avisado a Junts el Sí que la izquierda independentista "no da cheques en blanco" . No obstante, garantiza rotundamente que si el proceso "va en serio, la CUP no falla".

"Si se gana sólo con escaños y no con votos, no se puede cambiar la reflexión. Siempre se ha dicho. E incluso en la CUP siempre hemos dicho que había al menos un 55%", agrega Fernàndez, que cree que con un escenario como este "no podríamos iniciar el proceso de independencia como estaba previsto" y habría que "plantear cómo se hace". "El conflicto continuaría vivo. Seguiríamos sin soberanía económica y política, y habría que hacer un análisis muy serio, muy severo y muy profundo. Nosotros siempre hemos dicho que el referéndum es irreversiblemente irrenunciable, y los referendos se ganan por mayorías", ha añadido el diputado independentista.

A pesar de esta advertencia, Fernàndez no "contempla" esta diferencia entre votos y escaños, y está "convencido de que desde el compromiso y con pedagogía, con los pocos días que quedan, se puede habilitar una mayoría" en todos los aspectos. "Seremos un país libre y la independencia la ganaremos. El debate real es cuándo y cómo. Y puede ser el 27 de septiembre o puede ser más tarde", comentó.

Ante el panorama que apuntan las encuestas, donde Junts pel Sí podría ganar las elecciones pero necesitaría la complicidad -con un voto favorable o una abstención- de la CUP para investir a Artur Mas como presidente, David Fernàndez tiene muy claro que no contempla un apoyo explícito. "Es obvio que ni veo la CUP invistiendo Mas, ni veo la CUP haciéndole el juego al Estado", asegura, remarcando que para su partido "el proceso no es una persona" y lo que importa es "que vaya adelante ".

En cualquier caso, la postura que pueda tomar la CUP en un escenario como este será tomada en asamblea por los militantes y por ello Fernàndez lo deja en sus manos. "Se decidirá en base a una deliberación interna. Que nos expliquen el programa de Gobierno, que se ha explicado muy poco", reclama, añadiendo que este será "un debate que habrá que resolver con mucha responsabilidad pero también con mucho compromiso, porque nos debemos a las clases populares ". "Es bien conocido que la CUP no firma cheques en blan a nada ni a nadie. Pero insistimos, si va en serio, la CUP no falla", espetó.

LA "CALLE" COMO RESPUESTA A LA SUSPENSIÓN DE LA AUTONOMÍA

Después de que desde el Estado se esté poniendo sobre la mesa la suspensión de la autonomía como una posibilidad si Catalunya reclama la independencia, David Fernàndez ha querido mostrarse seguro de que si eso ocurriera los catalanes "por supuesto" responderían. "Hay una debilidad que tiene el Estado. Cuando modula como intenta intervenir o alterar el 'procés' catalán, sabe que la respuesta que tendrá enfrente será potentísima, porque este proceso es democrático. Y los golpes de estado, porque eso sería un golpe de estado encubierto, se detienen en la calle ", aseguró, recordando que" la potencia que ha demostrado Catalunya la calle en los últimos años, la tenemos, y también una conciencia colectiva de que nos jugamos el futuro".

Aunque descarta que, de momento, el Gobierno español tenga que tener una reacción militar o de fuerza si Catalunya declara la independencia, el diputado de la CUP ve el Estado dispuesto a "hacer guerra sucia sutil", "guerra económica enterrada" , "guerra sucia policial" e impulsar "la cultura del miedo". "Que el Estado tensionará, no se quedará quieto y moverá todos los hilos, es obvio, pero si hacemos las cosas bien y sudamos la camiseta de forma pacífica, ejemplar y civil, es muy difícil", sentenció.

JUNTS PEL SÍ Y CATALUNYA SÍ QUE ES POT

Preguntado por la candidatura Junts pel Sí y el hecho de que su candidato a presidir la Generalitat, Artur Mas, esté en el número cuatro y no encabezando la lista, Fernàndez ha asegurado que es "obvio que Mas va escondido".

Sin embargo, ve "excepcional" que en la lista "haya tantas sensibilidades políticas diferentes, desde ERC CDC hasta el socialismo catalanista o lo que puede significar Raül Romeva y los escindidos de Unió". Lo importante para David Fernàndez, sin embargo, "es saber quién mandará y quién gestionará el proceso". "Podría ser una oportunidad para hacerlo todo más coral, pero tengo mis dudas de que lo sea", ha dicho en referencia a Junts pel Sí.

Noticias relacionadas

Además, el diputado de la CUP ve esta candidatura "muy anclada políticamente", porque "viene de aplicar un programa político y económico, con un país intervenido por el Estado español y con un Govern que trabaja más a favor de los mercados que de la gente, un Govern obediente y disciplinado ".

En cuanto a Catalunya Sí que es pot, Fernàndez considera que los votos que recoja esta candidatura "no" podría contarlos como un "no a la independencia", pero critica que la postura oficial de la coalición en el terreno nacional sea "fundamentalmente un cálculo ambiguo e irresponsable ". "Incluso es cínico y con un punto de hipocresía. Porque hablan de romper el régimen del 78, y donde más agrietado, deslegitimado y desautorizado está el régimen, donde nos jugamos de verdad las posibilidades, es en el proceso político catalán, y aquí hacen trampas. Además, sin soberanía que expliquen cómo se construye justicia ", concluyó.