Mas ofrece a Junqueras otra lista unitaria para las generales

El 'president' planea llevar la alianza con ERC a todos los frentes posibles

El republicano aplaza la respuesta hasta después de las autonómicas

Junqueras y Romeva se saludan, ayer, en los estudios de Catalunya Ràdio.

Junqueras y Romeva se saludan, ayer, en los estudios de Catalunya Ràdio. / CATALUNYA RADIO

3
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL / XABIER BARRENA / BARCELONA

El acuerdo alcanzado el pasado lunes entre Artur Mas y Artur MasOriol Junqueras podría ir más allá de las elecciones del 27 de septiembre y de la composición del nuevo Govern que salga de las urnas. Según han confirmado fuentes del Govern y de Esquerra, el president ha propuesto al líder republicano trasladar el acuerdo a las elecciones generales previstas para final de año. La respuesta de ERC de momento es que no hay respuesta.

Según fuentes del Ejecutivo de Convergència, en las negociaciones previas al acuerdo se habló absolutamente de todo, porque el partido de Mas entiende que debe aplicarse la filosofía del pacto a todos los escenarios. Así ha sido en la Diputación de Barcelona (pero no en la de Tarragona, por cierto). Y así quieren que sea en las elecciones generales.

La oferta consiste en que representantes de las asociaciones independentistas ofrezcan nombres para encabezar la lista que después estaría completada por candidatos a propuesta de Convergència y Esquerra. Se trataría de reproducir, en cierto sentido, el movimiento vivido en Barcelona, en 1906, que llevó al nacimiento de Solidaritat Catalana, resultado de la suma de varias fuerzas catalanistas. En esta ocasión no se trataría, como entonces, de plantar batalla al «estado centralista», como se adujo, sino de plantear la presencia en las Cortes españolas como una palanca más del proceso hacia la secesión. Es decir, que la principal misión de los diputados que salieran elegidos sería la de impulsar el proceso independentista.

La propuesta pilló por sorpresa a Junqueras, con la mente fija en los comicios de septiembre y la eventual apertura del proceso de secesión. A ello se remitió el republicano cuando respondió a Mas que esa carpeta no estaba aún abierta. De hecho, las elecciones generales no ha sido abordada ni en clave interna, y eso que hay una cosa segura: habrá que buscar candidato, toda vez que Alfred Bosch es ahora concejal en Barcelona. No hubo, por tanto, un no, sino un, noya veremos.

Y aunque Junqueras no mintió y remitió la propuesta a después de las elecciones al Parlament, no es menos cierto que, ahora mismo, lo último que desean los republicanos es encadenarse ya de nuevo a los convergentes. Prefieren esperar y ver como evolucionan los acontecimientos, tanto en clave del proceso independentista, como de funcionamiento de la alianza y, también, del grado de satisfacción interno en ERC por su aventura con CDC.

Convergència ya intentó una candidatura conjunta con ERC en las últimas elecciones europeascandidatura conjunta con ERC  y finalmente no lo logró, lo cual generó un indisimulado enojo por parte de Mas. Ahora el contexto de presunta luna de miel entre convergentes y republicanos (no exenta de aristas notables) impulsa a los convergentes a buscar la alianza en todos los frentes con Esquerra.

Y es que CDC se halla por primera vez en la tesitura de decidir por sí misma, sin Unió, su cabeza de lista en las generales. Puede por tanto, decidir subsumir su peso en esta lista conjunta. Y así lograr que ERC no haga oposición a Mas, en el caso de que este sea reelegido tras el 27-S, ni en el Parlament ni en el Congreso. Unidad de acción total.

Precisamente el líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, apuntó ayer, a cuenta del pacto para la lista unitaria, que el partido que parece que no se atreve a presentarse solo a unas elecciones, contra el decir popular, no es Unió, sino Convergència. Para Duran, CDC y ERC «se han metido en un lío» y encuentran como la «única manera de salir» el avanzar hacia una declaración de independencia que «no tendrá ningún tipo de relevancia».

Noticias relacionadas

 En tanto, en el otro lado del tablero catalán, la alianza de izquierdas que promueven Podem, ICV, EUiA y Procés Constituent sigue su proceso de gestación. Por un lado, se ha decidido el nombre que será Catalunya, Sí que es pot, la traducción al ya famoso grito («Sí, se puede») nacido en las actuaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Eso sí, por otra parte, el socio minoritario de esta alianza, Procés Constituent, afirmó en «no hay ningún pacto cerrado». Vía comunicado, la fuerza de Arcadi Oliveres y Teresa Forcades explicó que siguen trabajando en ello y deberá ser consensuado por su partido: «No daremos el visto bueno a ningún pacto sin haberlo debatido».