Ir a contenido

CAMBIO POLÍTICO EN LA CAPITAL DE CATALUNYA

Las ocho promesas de Ada Colau

Las medidas de apoyo social a las rentas más bajas, el mayor control de la actividad turística y la lucha contra la corrupción son los ejes fundamentales de los proyectos para Barcelona

Eduardo López Alonso

Ada Colau Barcelona en Comú han ganado las elecciones municipales en Barcelona. El triunfo ha sido tan ajustado como preveían las encuestas y evidencia la importancia de la renta media de los barrios en la orientación del voto. Los barrios con rentas medias más bajas han votado Barcelona en Comú. El programa electoral de la formación liderada por Ada Colau muestra la sensibilidad especial con los colectivos más desfavorecidos. El programa presentado dibuja algunos de los elementos básicos que han conquistado al electorado. Estos son algunas de las promesas electorales que la alcaldable de Barcelona más votada quiere cumplir. 

1- VIVIENDA

Barcelona en Comú plantea medidas en consonancia con las propuestas que la PAH, muchas de las cuales están presentes en la ley aprobada por el tripartito pero que no se han llegado a aplicar. El objetivo es localizar pisos vacíos e incentivar la cesión o el alquiler en caso de pequeños propietarios, con ayudas a la rehabilitación o seguros ante posibles impagos. En caso de que los pisos vacíos sean de bancos o fondos de inversión, lo que se planteará es una sanción administrativa.

El alquiler social está también en el objetivo, tanto intermediando con propietarios o reservando un 30% de las nuevas construcciones en la ciudad, y las cooperativas de vivienda, a través del acceso a crédito o facilitando los trámites administrativos. El parque de vivienda social que proponen ampliar debería servir para dar respuesta a los desahucios, que pretenden reducir con mediación.

2- MODELO TURÍSTICO

Ada Colau contempla reforzar las inspecciones y el control de los pisos turísticos para que cumplan con la legalidad, y potenciar el uso de vivienda como residencia. Una preocupación es atajar los problemas que el turismo genera en los espacios públicos, lo que se traducirá en la reducción en número y extensión de las terrazas, en favor de espacios públicos de disfrute gratuito.

3- TRANSPARENCIA Y CORRUPCIÓN

La espina dorsal de la política anticorrupción de Barcelona en Comú es la creación de una Oficina Municipal Anticorrupción. Esta oficina gestionará denuncias anónimas que puedan llegar por parte tanto de ciudadanía como de trabajadores del Ayuntamiento. La oficina actuará también como órgano de control de las contrataciones, selección de personal y concesión de subvenciones. El código ético presentado en campaña propuso limitar los sueldos base de los concejales a 2.200 euros al mes, limitar los mandatos a dos o tres, renunciar a los coches oficiales y prohibir las 'puertas giratorias'.

4- EMPLEO

El plan de Barcelona en Comú para la capital catalana pasa por descentralizar el funcionamiento de  Barcelona Activa para que pueda actuar con una visión más cercana a las necesidades de los barrios. El fomento de la creación de empresas se centraría en la rehabilitación energética y urbana; la prevención y gestión sostenible de residuos, el apoyo y refuerzo del tejido comercial de proximidad, la atención y cuidado a las personas, especialmente a la infancia, gente mayor y personas con dependencia; y el fomento de la economía cooperativa y su actualización tecnológica.

En el ámbito del comercio, Colau pretende que a final del mandato el 30% del dinero publico destinado al pequeño comercio sea gestionado desde los distritos. Una de las propuestas más curiosas de Colau ha sido reducir o eliminar el tráfico de la Diagonal para convertir esta avenida en un eje verde de la ciudad. 

5- LUCHA CONTRA LA POBREZA

Creación de empleo, garantizar derechos sociales, revisión de proyectos "contrarios al bien común" y "acabar con los privilegios" de los representantes son las principales promesas de Colau. El acceso a la vivienda, alimentación, servicios básicos y a una renta municipal complementaria también son promesas de la campaña. La municipalización del servicio de agua también es una de las promesas estrella. Una de las propuestas llama especialmente la atención; la creación de una moneda local. Muy de moda en algunas ciudades europeas, la moneda debería permitir transacciones entre vecinos, pero muchos dudan de que pueda llevarse a cabo. 

6- EDUCACIÓN

Colau enmienda la política de educación infantil de Trias y se compromete a avanzar hacia la gratuidad de las matrículas. También en lo que respecta a la escolarización de 0 a 3 años Colau ha garantizado que la gestión de los centros será siempre directa --a diferencia de las externalizaciones de Trias--. La oferta de plazas públicas se organizará en función de la demanda. Los comedores de secundaria volverán a abrirse.

7- TRANSPORTE

El programa de Colau propone repensar el sistema tarifario del sistema de transporte. La actual T-12, la tarjeta gratuita para menores de 14 años, pasará a ser T-16. Los descuentos para personas en paro y con rentas inferiores al salario mínimo interprofesional se ampliarán. También habrá una tarifa plana para la movilidad en tres zonas, con un coste mensual de 50 euros y que sirva para Metro, Cercanías, Bus, Ferrocarrils de la Generalitat y Tranvía, incluyendo el servicio de Bicing y coche compartido.

8- SEGURIDAD CIUDADANA

Barcelona en Comú pretende reorganizar la Guardia Urbana para evitar duplicidades con los Mossos. Colau ha prometido derogar directamente la ordenanza de civismo, acabar con las batidas racistas e instalar cámaras en todas las comisarías de la Guardia Urbana "para garantizar que se respetan los derechos de las personas".

La T-Ambiental es el nuevo abono mensual para el transporte público que han prometido crear desde Barcelona en Comú. La tarjeta permitiría realizar un número ilimitado de viajes en autobús, metro, tranvía, Rodalies y Ferrocarrils de la Generalitat, además de poder usar el Bicing y alquilar un coche. Su precio sería de cincuenta euros, y podría emplearse en las tres primeras zonas metropolitanas. La de seis zonas costaría cien euros