Parlon acaricia la mayoría y el 'procés' naufraga en Santa Coloma

CiU pierde sus dos concejales y ERC se queda de nuevo sin representantes

Som Gramenet se sitúa como segunda fuerza, por delante de Ciutadans y el PP

3
Se lee en minutos
CARLES COLS / BARCELONA

Núria Parlon va camino de cosechar lo imposible, una mayoría absoluta para el PSC, una hazaña notable porque en Santa Coloma de Gramenet el socialismo catalán afrontó uno de sus más bochornosos escándalos de corrupción en el año 2009, cuando el entonces alcalde, Bartomeu Muñoz, fue detenido por la Guardia Civil. Parlon, heredera de aquella ruina, perdió en el 2011 la mayoría absoluta como era previsible y vio cómo entraban en el hemiciclo municipal dos fuerzas inesperadas, Gent de Gramenet (una suerte de Podemos antes de la era de Pablo Iglesias) y, lo que más inquietó entonces, la xenófoba Plataforma per Catalunya. Pasados cuatro años, según la encuesta preelectoral del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, el PSC podría obtener dentro de nueve días 13 o 14 concejales, es decir, que se sitúa en la frontera de la mayoría absoluta.

El modelo Parlon (proximidad con los ciudadanos, austeridad, alergia al boato...) seguro que dará de qué hablar tras el 24-M, al menos en la sede del PSC, pero no solo por el número de concejales logrados. Según la encuesta, los partidos del procés, CiU y Esquerra, podrían quedarse sin representación en el consistorio. Sería un chasco para ERC, que aspiraba a entrar, pero sobre todo sería un varapalo para CiU, que cuenta hoy con dos ediles. Las excusas que se pondrán desde esas dos fuerzas políticas si así sucede, ya se verán. La encuesta, por si acaso, pone sobre la mesa un par de cifras interesantes. Aunque la lengua habitual del 79,2% de los posibles votantes encuestados es el castellano, la gran mayoría de los vecinos, el 56,8% declaran sentirse tan catalanes como españoles. Si el independentismo afirma que ha logrado penetrar en el área metropolitana, Santa Coloma parece una clara excepción.

CIUDAD DE IZQUIERDAS / La segunda fuerza política de la ciudad tras el 24-M no será, tampoco, para ninguno de los enemigos declarados del llamado procés. Ni PP ni Ciutadans se llevarán ese premio, entre otras razones porque pocas ciudades de Catalunya se declaran tan de izquierdas como esta (el 61% de los votantes, según el sondeo.) Som Gramenet, evolución de la plataforma anterior Gent de Gramenet, será la principal fuerza de la oposición, con una horquilla de entre 4 y 5 concejales. Esta es una candidatura heterogénea que cuenta con el respaldo explícito de Podemos y de la CUP y que con su ascenso ha segado la hierba bajo los pies de Iniciativa, que podría perder un representante y quedarse con solo dos ediles.

DESAPARECE PXC, BAJA EL PP / El lepenismo catalán, Plataforma per Catalunya, parece a punto de extinguirse al menos en Santa Coloma. Pierde los tres concejales que ganó en el 2011 y en el recuerdo quedarán esencialmente las tres condenas judiciales por agresiones que se ha llevado su cabeza de lista desde entonces.

Noticias relacionadas

Si el electorado huye de los extremos, no parece que vaya a refugiarse en el PP, que sufrirá también un descalabro en la ciudad. Puede pasar de 5 a 3 representantes en los plenos municipales y, lo que es peor para sus dirigentes, puede asistir al ascenso de Ciutadans, aunque tampoco tan meteórico como auguran los responsables del partido naranja. Ciutadans podría ser la tercera fuerza política de Santa Coloma, pero a distancia sideral aún del PSC de Parlon, que en el peor de los casos podría edificar una mayoría absoluta con Iniciativa.

En cualquier caso, la encuesta del GESOP invita también a sospechar que los electores son más impermeables a la política general de lo que a veces se presupone y que el sentido del voto, como se trata de unas municipales, se decide más por la nota que se le otorga a la gestión del ayuntamiento con independencia de su color político. El 57,5% de los encuestados creen que la ciudad ha mejorado estos últimos cuatro años, le ponen un 6 a la labor del equipo de gobierno en su conjunto y a Parlon, en concreto, un 6,7, un aprobado alto muy inusual en los tiempos que corren. De hecho, uno de cada dos encuestados, con independencia de sus afinidades políticas, preferiría que Parlon repitiera como alcaldesa.