ENTREVISTA

Albert Rivera: "El 'caso Rato' es el final de una etapa política"

"No prometemos rebajas fiscales imposibles, pero sí premiar a los que tributan y castigar a los defraudadores", sostiene el líder de Ciudadanos

Resumen entrevista con Albert Rivera, Presidente de Ciudadanos. / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos
E. HERNÀNDEZ / BARCELONA

-Las nuevas fuerzas políticas también resultan propulsadas por la sucesión de escándalos de corrupción. El último, el 'caso Rato'...

-La imagen de Rato entrando en un coche detenido por la policía es el símbolo del final de una etapa política. Fue el vicepresidente de Economía y director del FMI, pero también presidente de Bankia y beneficiario de la amnistía fiscal. Rato representa la cara y la cruz del 'milagro español'. No disfruto viendo a exvicepresidentes o a expresidentes de la Generalitat o de la Junta andaluza detenidos o declarando ante un juez, pero estoy orgulloso de que la justicia española y la policía actúen, te llames como te llames. Hay que limpiar la herida, y eso duele, pero el país se recuperará de esto. Debemos elevar el listón ético entre todos, porque esto no es una cuestión del PSOE contra el PP, es un problema de España.

-La amnistía fiscal está en el origen de la investigación a Rato y a cientos de personas ligadas a la política.

-La amnistía fiscal de Rajoy rompió el contrato entre el Estado y los contribuyentes: premio para los defraudadores y castigo para los trabajadores y la clase media con la subida del IRPF y el IVA. Eso es el mundo al revés, y hay que poner a España del derecho: perseguir a los evasores y reconocer la contribución de quienes pagan impuestos. Es urgente que la fiscalía presente querellas para difundir la identidad de  los 705 investigados por blanqueo sin perjudicar su presunción de inocencia. Para recuperar la confianza en la política, quien lo ha hecho mal debe pagar.

-¿Cuáles son los ejes de la reforma fiscal que plantea Ciudadanos? 

-Habrá solo dos tipos del IVA, más bajos que los actuales: el general será del 18% y el reducido, del 7 %. Nuestra propuesta es rebajar el IRPF a las clases medias y trabajadoras, simplificar tramos y ajustarlos a la renta para evitar saltos de tarifa. Con la reactivación del consumo que implicará esta reforma se mantendrá la recaudación. En el impuesto de sociedades, por ejemplo, ahora se recauda solo el 3% por culpa de las exenciones. No prometemos rebajas de tipos que no podamos cumplir, pero sí premiar a los que tributan y catigar a los defraudadores.

-Su promesa de prohibir el contrato temporal e instaurar un contrato indefinido con indemnización creciente abaratará más el despido.

-Si el despido fuera cada dos años, sí, pero nuestro objetivo es reducir los despidos, porque la indemnización final llegará a los 33 días actuales. El problema es que el 90% de los nuevos contratos por los que saca pecho Rajoy son temporales, muchos de ellos contratos basura. La idea es que de entrada el contrato indefinido tenga el mismo despido que el temporal, 12 días, y que aumente progresivamente durante siete años hasta alcanzar los 33 días actuales. Queremos derribar ese muro que ahora lleva a los empresarios a despedir al trabajador al cabo de dos años para ahorrarse el aumento del despido, lo que va en detrimento de la formación. Es un modelo de flexiseguridad como el que viene aplicando Dinamarca con buenos resultados.

Noticias relacionadas

-Su idea de conceder un Complemento Salarial Anual Garantizado a cinco millones de hogares costaría unos 10.000 millones de euros al año. ¿De dónde los sacarían?

-Será algo menos. Es un cheque fiscal del Estado pensado para quienes tienen sueldos bajos o contratos precarios y no llegan a fin de mes. Ahora  no hacen la declaración de la renta, pero para cobrar al cheque tendrán que hacerlo, lo que ayudará a aflorar parte de la economía sumergida. El coste es alto, pero se compensará por otras vías. A diferencia de la renta mínima que promete Podemos, nuestra propuesta no dinamita la lógica del mercado laboral. Ofrecer 800 euros por estar en casa, cuando el que trabaja gana menos, desincentiva la búsqueda de empleo. Con nuestra fórmula se premia a quien quiere trabajar.