Ir a contenido

Podemos defiende la expropiación de la Mezquita de Córdoba a la Iglesia

Teresa Rodríguez, candidata a presidir la Junta, es partidaria de revertir el proceso de inmatriculaciones de bienes patrimoniales para que sean de titularidad pública

JULIA CAMACHO / SEVILLA

Teresa Rodríguez, candidata de Podemos a la presidencia de la Junta, en un mitin en Jaén..

Teresa Rodríguez, candidata de Podemos a la presidencia de la Junta, en un mitin en Jaén.. / EFE / MANUEL PEDROSA

La polémica inmatriculación de la Mezquita de Córdoba y otros edificios de uso religioso aprovechando un resquicio que dejó la Ley Hipotecaria ha entrado, aunque sea de tapadillo, en la campaña electoral. En una entrevista radiofónica, la candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez, ha subrayado la "apuesta clara" por recuperar la titularidad de los bienes patrimoniales que son públicos y asumir su gestión, respetando el culto que hasta ahora se haya desarrollado, y propone hacer un inventario acerca de qué bienes han sido puestos a nombre de la Iglesia y qué impacto ha tenido este hecho en el patrimonio cultural.

La inmatriculación de la Mezquita, o la inscripción del edificio a nombre de la Iglesia sin que ésta haya tenido que demostrar su posesión más allá de un certificado del obispo, se pudo hacer porque un artículo de la ley vigente (que se remonta a la época franquista) daba a la autoridad eclesiástica rango equiparable al de un fedatario público, y por tanto la palabra del obispo iba a misa.

CRECIMIENTO DESORBITADO DEL PATRIMONIO

Fue a partir del año 2003 cuando por este sistema el patrimonio de los arzobispados empezó a crecer de forma desorbitada, especialmente en zonas como Navarra, donde se inscribieron multitud de propiedades que hasta ese momento ni siquiera aparecían en el registro. En 2009, se descubrió que uno de esos bienes era la Mezquita de Córdoba, inmatriculada sin publicidad alguna tres años antes y pagando apenas 30 euros por el trámite burocrático y nada por, por ejemplo, el impuesto de transmisión patrimonial. Poco después se desveló que también en 2010 ocurrió lo mismo con la catedral de Sevilla.

La polémica se hizo rápido hueco entre los partidos políticos, especialmente entre PSOE e IU, que gobernaban en la Junta de Andalucía. La delegada del Gobierno andaluz en Córdoba llegó a anunciar incluso un estudio jurídico para determinar a que administración le competía revertir el proceso, y la Consejería de Turismo, en manos de IU, defendió una titularidad y gestión pública. La propia presidenta de la Junta Susana Díaz se manifestó a favor de una titularidad pública, aunque sin entrar en el pantanoso terreno de arrebatar la gestión del inmueble, uno de los monumentos más visitados de España, a la Iglesia. Se limitaba a reclamar una "participación conjunta" en lo referente al turismo.

Pero al parecer todo ha sido brindis al sol, porque a la hora de plasmar este elemento en los programas electorales, no lo han hecho ni PSOE ni IU, que se ha limitado a suscribir un compromiso remitido por la Plataforma Mezquita-Catedral. Así, solo Podemos lo incluye expresamente. Bajo el epígrafe "Regeneración social a través de la cultura y la sociedad del conocimiento", la formación aboga por "reforzar el carácter público y común de los bienes patrimoniales de propiedad pública y privada, recuperando como bienes públicos las inmatriculaciones de patrimonio realizadas por la Iglesia católica. como la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla".

MEDIDAS DE "TRANSPARENCIA" SOBRE INMATRICULACIONES

Preguntada en la mañana del jueves en una entrevista en la Cadena Ser, Rodríguez insistía en que es "necesario" implementar medidas de "transparencia" acerca de las inmatriculaciones que los distintos arzobispados españoles llevaron a cabo a partir de la reforma de la Ley Hipotecaria de José María Aznar, que "permitió que muchos bienes públicos se convirtieran en privados".

"Queremos saber cuáles son, qué impacto en términos culturales y financieros ha tenido para la gestión del patrimonio común y en función de ellos apostamos --y nosotros apostamos y lo decimos claramente-- por la titularidad pública de los bienes patrimoniales que son públicos, más allá evidentemente del respeto al culto religioso que en determinados edificios y monumentos tiene la Iglesia Católica", matizó Rodríguez.

 No es la primera vez que Podemos se enfrenta a la Iglesia, ya que un malentendido de su candidata municipal en Sevilla hizo correr la especie de que planteaban convocar un referendo para suprimir la Semana Santa. La candidata andaluza hizo una comparación entre ambos asuntos. "La Semana Santa tiene un amplio consenso social, y nosotros preguntamos a los ciudadanos por las cosas que no tienen consenso", dijo. "Las que lo tienen no solo no preguntamos sino que salvaguardamos el ejercicio de esa expresión religiosa y cultural", que, insistió, forma parte de la identidad del pueblo andaluz. "Y en Córdoba tienen una Mezquita Catedral, y no solo una catedral de culto cristiano", dijo aludiendo a la actitud del arzobispado de tratar de borrar cualquier referencia al pasado musulmán del inmueble e incluso hacerse con los derechos de propiedad del nombre Mezquita, una forma más, según la plataforma Mezquita Patrimonio de Todos, de controlar la ausencia de referencias a la mezquita.

0 Comentarios
cargando