15 ago 2020

Ir a contenido

DEBATE SOBRE LAS ELECCIONES PLEBISCITARIAS

Mas se retracta tras aceptar listas separadas con el mismo programa

Duran ve inviable la candidatura unitaria pero no cierra la puerta a apoyarla

El 'president' tacha de «absurda» la idea poco después de haberla propuesto

FIDEL MASREAL / BARCELONA

Tanteos y fricciones antes de la gran batalla entre Convergència y Esquerra. El president y líder de CiU, Artur Mas, se mostró ayer por la mañana dispuesto a aceptar que en las llamadas elecciones plebiscitarias sobre la independencia concurrieran por separado todos los partidos soberanistas siempre y cuando lo hicieran con un programa electoral idéntico para todos. Una insólita idea que fuentes de CDC justificaron como un gesto para demostrar voluntad negociadora y de la que el mismo president se retractó pocas horas después, al asegurar en Sitges que sería «absurdo presentar distintas listas, si todos los programas dicen lo mismo».

Mas lanzó la ocurrencia en una entrevista en Catalunya Ràdio, dedicada casi íntegramente al debate independentista. Allí subrayó una vez más, que su plan pasa por unas elecciones transformadas en un plebiscito sin otro asunto en juego que la secesión (nada de temas sociales) y, tras insistir en que la lista única es el mejor instrumento para que la comunidad internacional interprete el resultado en clave secesionista, abrió la puerta a que se presenten varias candidaturas de partidos proindependencia pero con un único programa. Y justificó esa condición con el siguiente argumento: «Si el programa no es el mismo, desde fuera dirán: no sabemos qué han votado, porque tienen un punto común, pero dado que los otros 50 son divergentes no sabemos si han votado por ese. Y se cogerán a la interpretación peor para nosotros».

Poco después, en el curso de unas jornadas sanitarias en Sitges, despachó esa posibilidad tachándola de «absurda» y concluyó: «Si todos los programas han de decir lo mismo, vayamos juntos y hagamos pinya».

En la citada entrevista, el president cargó contra el Gobierno del PP, al que acusó de haber «accionado» la querella criminal contra él para evitar que pueda ser candidato en esas próximas elecciones «plebiscitarias». Unos comicios que, apuntó, podrían celebrarse en marzo o bien tras el verano del 2015.

DURAN, NO PERO SÍ

Mientras se producen los tanteos entre Convergència y Esquerra, ayer el actual socio de federación de Mas, Josep Antoni Duran Lleida, volvió a desmarcarse de la hoja de ruta del president. Y lo hizo, como es habitual, dejando todas las puertas abiertas a acabar pactando. En la carta que cada semana dirige a su militancia, el líder de Unió criticó que en el horizonte inmediato aparezcan otras elecciones anticipadas. Y, una vez transcurridos los 18 meses de eventual preparación independentista, otros comicios. «No encaja mucho con la necesidad de estabilidad y de gobernabilidad que Catalunya requiere», afirmó.

Dicho lo cual, afirmó: «Tenemos que estar abiertos a escuchar y hablar sobre la propuesta presidencial y ver si el posicionamiento de los otros actores la hace viable o no». Duran respondió a esta duda en el título de su carta: «La candidatura unitaria difícilmente será viable».

La cuestión es si Duran se sumaría a esta candidatura nítidamente independentista. En el programa de CiU, que Unió apoyó, figura como objetivo el Estado propio. Y no una sino 26 veces a lo largo del texto de 148 páginas. En cualquier caso, y tal vez pensando en su futuro profesional, Duran se ha dado esta semana de alta en el Colegio de Abogados de Barcelona (hasta ahora estaba inscrito en el de Lleida).