Duran prepara ya el congreso que fundará su movimiento centrista

Un comité mixto entre Unió y personalidades sociales diseñará el proyecto, de base cristiana

El líder de UDC ha contactado con empresarios y profesionales liberales y de la órbita socialista

Josep Antoni Duran Lleida, en la sede de Unió Democràtica en Barcelona.

Josep Antoni Duran Lleida, en la sede de Unió Democràtica en Barcelona. / JULIO CARBÓ

3
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL / Barcelona

Mucho se ha especulado sobre los motivos de la  decisión de Josep Antoni Duran Lleida --avanzada por EL PERIÓDICO el 8 de junio-- de dejar la secretaría general de CiU. Una de las interpretaciones, en especial de quienes quieren verle derrotado, es que se trata del primer paso hacia la retirada. Sin embargo, Duran no solo no baja el ritmo, sino que acelera en favor de la creación de un espacio de centro. Tanto es así que diseña ya el congreso fundacional de esta nueva organización.

Según fuentes cercanas al líder democristiano, este lleva ya meses trabajando en el plan. Tras el paréntesis estival, seguramente a mediados de septiembre, Unió creará una comisión de enlace formada por cuatro personas del partido (dos de ellas de la dirección) y otras cuatro representantes de diversos ámbitos de la sociedad catalana.

El objetivo de este organismo sería preparar unas jornadas, a finales de noviembre, para llevar a cabo una reflexión conjunta sobre la situación política y social. Los contenidos de esta reflexión estarían relacionados con lo que Duran reivindicó el 29 de junio en la clausura de la escuela de verano de Unió y los textos escritos recientemente en la web del partido: «Ir hacia un gran movimiento, una unión de democracia social» para «contribuir a forjar un movimiento que dé respuesta a las crisis actuales y que las supere, que vuelva a reencontrar la confianza de los ciudadanos que hoy están hartos, o en el mejor de los casos, desencantados, de la política».

CONGRESO DE FUNDACIÓN / En paralelo, pues, con la tarea que se ha autoimpuesto Convergència de emprender la «refundación» de la organización, las fuentes consultadas explican que Duran Lleida se propone que ese comité de enlace también prepare el congreso de creación de ese movimiento. En el plan de trabajo del dirigente democristiano no figura la desaparición de su partido, sino que se permitiría a quien formase parte del movimiento la doble militancia, también en UDC.

Duran está preparando personalmente este proyecto político con contactos en diversos frentes. Por una parte, con personalidades de base cristiana, entre las cuales también personas procedentes del ámbito socialista. De hecho, su primer tuit tras el escándalo del caso Pujol no estuvo relacionado con el expresident, sino con su visita a un comedor social. Se trata de uno de estos contactos preparativos. También Duran ha sondeado a sectores empresariales, entre los cuales, algunos socios del Cercle d'Economia. Y perfiles académicos del mundo universitario. El dirigente de Unió ha mantenido también encuentros con profesionales liberales.

La base cristiana de este movimiento político fue citada por Duran en su intervención del 29 de junio: «Hemos de seguir lejos de los frentismos, más lejos de la confrontación. Una respuesta que persigue la justicia social a partir de la doctrina social de la Iglesia, de la economía social de mercado, de la economía del bien común», sostuvo.

SIN COLISIÓN CON CDC / La batalla de Duran, señala el líder democristiano, no se plantea contra los intereses de CDC. De hecho, en la sala de máquinas convergente entienden que se trata, pese a todo, del inicio de la retirada del veterano líder de Unió. Al mismo tiempo, en Convergència juzgan de forma positiva que sectores no independentistas están al lado del proceso en favor de la consulta del 9-N. Ampliar la base de apoyos a esta hoja de ruta es la obsesión del partido de Artur Mas y Josep Rull.

Noticias relacionadas

Otra cosa es cómo reaccionará Unió. Los sectores independentistas del partido mantienen que la mayoría de las bases están a favor de responder  y  a las dos preguntas de la consulta de noviembre. Y en paralelo a la creación de este movimiento centrista, Duran tendrá que lidiar con la decisión de UDC sobre la consulta. Cabría la hipótesis de defender el  en la primera pregunta y dar libertad de voto en la segunda, tan  clara a favor del Estado catalán.

Habrá que ver de qué manera encajan los planes de Duran Lleida con su decisión sobre si repetirá como candidato de CiU en las elecciones generales del próximo año. En Convergència dan por hecho que no seguirá. Pero, hasta entonces, el panorama habrá sufrido numerosas sacudidas. Entre ellas, la creación de su movimiento centrista.