25 may 2020

Ir a contenido

NOVEDADES EN EL 'CASO NÓOS'

Aizoon pagó un safari y clases de 'coaching' de la infanta Cristina

La hija del Rey viajó a Sudáfrica tras una visita de trabajo a Mozambique

Los duques de Palma cargaron a su empresa la gasolina de sus vehículos

MARISA GOÑI / J. G. ALBALAT / Palma / Barcelona

La infanta Cristina estuvo de safari en Sudáfrica y pagó clases de 'coaching' con cargo a Aizoon, la empresa que comparte con Iñaki Urdangarin y que recibió fondos del Instituto Nóos provenientes de las arcas públicas. Según las últimas facturas aportadas al sumario del caso Nóos, la hija de Rey aprovechó su estancia en Mozambique en el 2008, adonde se desplazó por motivos laborales, para realizar un safari en la vecina Sudáfrica con una identidad falsa.

La reserva del safari con la empresa Thompsons Tour para el 4 y 5 de agosto del 2008 y posterior factura de Guests Pestana Kruger Lodge se realizó a nombre de la "familia Pep Figueras" para seis personas. El coste de la visita se elevó a 15.797 rands sudafricanos (unos 1.323 euros), aunque una anotación a mano en la parte inferior de la factura recoge instrucciones para descontar lo correspondiente a la seguridad. "A la suma de 7.455 rands (cargo por safari) restarle la cantidad de 2.688 (cargo safari escolta). Error en  recepción. Se devuelve importe en efectivo a fondo S.E.". Además del safari, la infanta costeó con fondos de Aizoon gastos relativos a varias comidas en restaurantes durante ese viaje.

En otra factura, esta correspondiente a Mozambique, sí aparece el nombre de la infanta Cristina. Se trata de una estancia en un complejo de lujo del 1 al 3 de agosto del 2008, es decir justo antes del safari. La emite Zogoene Logde, Limpopo River Mooth. El coste en esta ocasión se eleva a 11.424 meticales mozambiqueños, que al cambio suponen unos 328,4 euros. En esas fechas, la hija del Rey estaba en el país africano en calidad de responsable de Acción Social de La Caixa. En concreto, acudió a visitar el centro de salud Manhiça, situado a las afueras de Maputo y pionero en la investigación para conseguir una vacuna contra la malaria, primera causa de mortandad de los niños africanos.

Cómo hablar en público

La hija del Rey también pagó con dinero de Aizoon sus clases de 'coaching' para aprender a hablar en público, así como de asesoramiento para presentaciones. La especialista Margarita Martí Ripoll facturó 7.850 euros por las sesiones que llevó a cabo con la infanta Cristina, con su esposo y con ambos a la vez desde el 2005 al 2007. La mayor parte del tiempo, en concreto 29,5 horas, las dedicó la profesora a la duquesa de Palma, que además realizó otras siete horas en compañía de su esposo, quien participó en una única sesión en solitario.

A Aizoon, investigada por una presunta malversación de fondos públicos, Iñaki Urdangarin y la infanta también cargaron en diversas ocasiones la gasolina de su flota de vehículos: un Mercedes Viano, un Volvo, un Golf (vehículo que conduce habitualmente la hija del Rey) y una moto BMW. Según la documentación recogida en la causa, los escoltas y el personal doméstico se encargaban de llenar el depósito y pasaban los tíquets a los duques, que los declaraban como gastos de empresa.

Práctica no admitida por Hacienda

Restaurantes, flores, chocolates, artículos de Harry Potter... son otros pagos que la hija del Rey cargó a Aizoon, una práctica no admitida por el fisco, ya que se consideran actividades ajenas a la actividad de la empresa y su activación como gasto redunda en una menor tributación. El juez instructor del 'caso Nóos', José Castro, continúa recopilando información sobre estos movimientos para ver si cita o no a declarar a la infanta Cristina por blanqueo de capitales. La Fiscalía Anticorrupción, por su parte, se mantiene firme en que siguen sin haber indicios sólidos para citarla en los juzgados.

Temas Caso Nóos