13 ago 2020

Ir a contenido

Las investigaciones

Bárcenas dio dinero negro a Trillo para pagar la defensa del 'Yak-42'

El extesorero reveló a Ruz que entregó los billetes en mano al exministro de Defensa

Según las notas del imputado, el actual embajador en Londres recibió casi 129.000 €

MAYKA NAVARRO / Madrid

El extesorero del PP Luis Bárcenas demostró el lunes en la Audiencia Nacional que es un animal herido y que piensa embestir arremetiendo donde más duele. No importa que algunas de sus revelaciones carezcan de trascendencia penal. Un ejemplo: afirmó ante el juez Pablo Ruz que la defensa de los diez militares imputados en la tragedia del Yak-42 fue pagada con dinero negro del partido. Una revelación que suscitó la «repugnancia, indignación y vergüenza» de las familias de los 62 fallecidos, además de dejar al embajador en Londres y exministro de Defensa Federico Trillo como un mentiroso.

La aseveración se produjo en el primer tramo del interrogatorio, cuando preguntaba Ruz. El magistrado no se interesó por ese caso en concreto, pero el extesorero coló los hechos ante el asombro general de los 18 letrados y el fiscal que estuvieron presentes en las cinco horas y media de comparecencia. Bárcenas no dio muchos detalles. Relató que el dinero se lo entregó a Trillo «en mano». Pero no precisó ni cuánto, ni cuándo, ni dónde.

NI BONO NI ALONSO / Alguna pista de lo que pudo suceder la aportan los denominados papeles de Bárcenas, las anotaciones manuscritas con la presunta contabilidad B del PP que el extesorero asumió como suyas el lunes, tras haber negado su autoría en tres interrogatorios anteriores. Entre julio del 2003 y julio del 2006, Trillo recibió 128.413 euros de Bárcenas. El primer pago fue en julio del 2003, por un valor de 51.000 euros, y el accidente ocurrió el 26 de mayo de aquel mismo año. Sin embargo, los procedimientos judiciales sobre la tragedia tardaron tiempo en abrirse, cuando Trillo ya no era ni ministro de Defensa. De hecho, los militares imputados requirieron en su día que el Gobierno asumiera el coste de sus defensas, con abogados privados, pero los socialistas José Bono y José Antonio Alonso, siguientes titulares de la cartera, se negaron, alegando que las víctimas del accidente también eran militares.

La revelación de Bárcenas desvelaría, por tanto, que a los abogados se les pagó con Trillo ya fuera del ministerio. La defensa de los diez imputados del Yak-42 la llevaron tres letrados con despacho en Madrid. Joaquín Rodríguez Miguel asumió la defensa de siete, ninguno de ellos condenado; Ramiro Guardiola Flores asistió a un condenado, y Alfonso Serrano Gómez se encargó de los otros dos condenados.

Los familiares de las víctimas del Yak-42, de cuya tragedia se acaban de cumplir estos días diez años, buscarán «cualquier resquicio legal» para que se asuman responsabilidades. Y recordaron que durante años fueron «ninguneados» mientras «a escondidas y con dinero ilegal» se pagaba la defensa de los acusados.

TRILLO SIEMPRE LO NEGÓ / ¿Y ahora qué? Para empezar, como con el resto de la documentación que Bárcenas entregó el lunes guardada en nueve carpetas de colores diferentes, Ruz tendrá que comprobar primero que los delitos que se insinúan no han prescrito y que están acreditados. Trillo siempre ha negado estar detrás de la financiación de los letrados de los militares, a pesar de que la sospecha de que el PP dirigió la defensa fue denunciada durante todo el proceso. Pero, en cualquier caso, quién pagara las minutas no altera el resultado del juicio.

Varios juristas consultados por este diario advirtieron de que la revelación no afectará a un proceso que fue largo, duro y muy complejo en su día, con archivos y reaperturas, y que terminó con la única condena de un general y dos comandantes por los errores en la identificación de los cadáveres. El otro proceso, el de las irregularidades que se cometieron en la contratación del vuelo fue finalmente archivado, después de que se imputara a toda la cúpula militar de la época. Trillo nunca se sentó en el banquillo de los acusados, a pesar de que los familiares le señalaron siempre como el máximo responsable de las irregularidades que provocaron el accidente y los errores posteriores en la identificación de los cuerpos. Ayer, no dio explicaciones.