12 ago 2020

Ir a contenido

Se acabó el champán

El extesorero del PP Luis Bárcenas, apodado por los implicados en la trama 'Gürtel' como Luis 'el Cabrón', se creía intocable

MAYKA NAVARRO / Madrid

El todopoderoso exgerente y exsenador del PP que hace unos meses se atrevió a hacer con su dedo corazón una 'peineta' a toda España en el aeropuerto cuando regresaba de uno de sus viajes de lujo --es un gran aficionado a la escalada, el esquí y el golf-- se tuvo que tragar anoche su orgullo y hasta el puño entero cuando tuvo que alinear las manos para ser esposado y conducido en un furgón de la Guardia Civil hasta la prisión de Soto del Real.

Tras cuatro años de investigación, y sin dejar de hacer y deshacer a su antojo durante demasiado tiempo, Luis Bárcenas había empezado a creer que era intocable. Anoche se cayó de sus esquís y empezó su descenso a los infiernos.

Bárcenas es  un chulo para algunos, un "cabrón" para los de la Gürtel, que le pusieron ese sobrenombre porque según los investigadores era insaciable en la negociación de comisiones.

>>Lea el perfil completo del extesorero del PP Luis Bárcenas en e-Periódico.