Ir a contenido

El Gobierno se escuda en un desfile de Bono para avalar a De Luna

La Moncloa recuerda que el exministro socialista invitó a la División Azul en el 2004

El Govern pide el cese de una delegada "con la virtud de herir a los catalanes"

ANTONIO BAQUERO / PATRICIA MARTÍN / Madrid / Barcelona

Lejos de amainar, la polémica generada por el diploma que la delegada del Gobierno en Catalunya, María de los Llanos de Luna, entregó a la Hermandad de Combatientes de la División Azul, ha arreciado este viernes hasta obligar a tomar postura tanto al Gobierno español como al de la Generalitat. El primero amparó la actuación de Llanos de Luna con un doble argumento: ella era solo una "invitada" en un acto de homenaje a la Guardia Civil y el Gobierno del PSOE, en el año 2004, también invitó a participar en un acto castrense a la organización de veteranos falangistas que lucharon con los nazis. Entretanto, el Ejecutivo catalán se sumó al coro de peticiones de dimisión de la delegada.

Ningún miembro del Gabinete de Mariano Rajoy se pronunció públicamente sobre la polémica, pero fuentes cercanas a la presidencia restaron importancia al incidentey dieron a entender que el Gobierno no piensa desautorizar, ni mucho menos destituir, a su representante en Catalunya, pese a que la cruzada de esta contra cualquier gesto soberanista indigna a un amplio espectro político, lo que ya le ha valido el título de persona "no grata" en Girona y Arenys de Munt y una reprimenda por parte del Parlament.

Al ser interpeladas por la entrega de un diploma a la división española que luchó junto a Hitler, fuentes de la Moncloa se remitieron al comunicado de la Guardia Civil que exime de responsabilidad a la delegada en la organización del acto. Asimismo, recordaron que el socialista José Bono, en su etapa al frente del Ministerio de Defensa, incluyó en el desfile del Día de la Hispanidad a un veterano de la División Azul al que colocó en plano de igualdad con otro del Ejército republicano, con el argumento de que "tiene más fuerza el simbolismo del abrazo entre dos españoles que la semilla del odio".

Ponencia de cultura de defensa

Sin embargo, salvo al PP y a Ciutadans -los únicos que no han pedido el cese de la delegada-, ese argumento no parece convencer a nadie. Ayer, la Generalitat, por boca de la vicepresidenta Joana Ortega, pidió al Gobierno español la destitución de Llanos de Luna. Durante una visita a Esterri d¿Àneu (Lleida), Ortega acusó a la delegada del Gobierno de "tener la virtud de herir constantemente el sentimiento de los catalanes". De paso, reiteró su petición de que, para ahorrar y evitar duplicidades, se suprima la delegación del Gobierno.

Poco a poco se van conociendo más detalles de la ceremonia. Varias entidades de veteranos asistentes al acto señalaron que ellos no fueron invitados ni por la Guardia Civil ni por la delegación del Gobierno, sino por la llamada Ponencia de Cultura de Defensa, un foro que agrupa a unas 30 asociaciones civiles relacionadas con las fuerzas armadas. El diploma que De Luna entregó a la asociación de la División Azul es en realidad un reconocimiento que hace esa entidad. Así queda patente en el texto del diploma. "La Ponencia de Cultura de Defensa y su Federación de Asociaciones Civicomilitares de Cataluña, por la asistencia en el día de las asociaciones y con motivo del homenaje a la Guardia Civil, concede este diploma de agradecimento", reza el texto del documento que se entregó. De hecho, ni siquiera iba firmado por un mando de la Guardia Civil, sino por Andrés Bolart, un responsable de la Ponencia.

Aunque la invitación a esa polémica Hermandad de la División Azul no partiera de la Guardia Civil, los mandos del instituto armado sí conocían la lista de entidades que habían sido invitadas por la Ponencia de Cultura de Defensa y le dieron el visto bueno.

Petición de ceses en la Guardia Civil

Un portavoz de la Agrupación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresó su desazón por el incidente. "Primero, no le vemos el sentido a celebrar el aniversario de la fundación de la Guardia Civil, que es algo que no se había celebrado nunca", señaló este portavoz, que añadió: "Si se celebra, desde luego no puede ser para abrir la puerta de nuestros cuarteles a organizaciones como la División Azul". "Deberían dimitir la delegada y los mandos de la Guardia Civil que organizaron ese acto", exigió el portavoz.

0 Comentarios
cargando