NUEVA CRISIS EN EL DEPARTAMENTO DE FERNÁNDEZ DÍAZ

El número dos de Interior dimite por las tensiones en el ministerio

El secretario de Estado de Seguridad alega «razones personales» para irse

Se lee en minutos

MAYKA NAVARRO
MADRID

Solo un año y nueve días ha aguantado Ignacio Ulloa al frente de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior. En uno de los momentos más complicados y convulsos del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, el número dos de Interior ha protagonizado una sonora espantada alegando «interés en conciliar su vida laboral con la personal». Un argumento al que pocos dan crédito. Las fuentes consultadas aseguran que Ulloa «no ha podido más» y ha tirado la toalla.

La lista de crisis que en los últimos tiempos se han desatado en el ministerio es larga y tormentosa. El último episodio tiene que ver con el borrador y con otros cinco breves panfletos que, sin autores conocidos, indicaban la existencia en Catalunya de una trama de corrupción en torno a Artur Mas y Jordi Pujol, y que Mossos, fiscales y jueces habrían amparado durante años.

UN MERO ESPECTADOR / Oficialmente, la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Financiera) de la policía negó la autoría de los borradores, tanto en privado como ante el juez que instruye elcaso Palau.Sin embargo, hasta ahora Interior nunca ha restado credibilidad al contenido de los informes. Al contrario. ¿Qué papel jugó Ulloa en esta crisis? Algunas fuentes aseguran que se limitó, como el director general de la policía, Ignacio Cosidó, a ser un simple espectador sin voz ni voto, pero que se mostró «estupefacto» por la actuación de algunos policías.

Hace unos meses, Fernández Díaz y Ulloa tuvieron su primer encontronazo serio a consecuencia delcaso Interligare,la investigación sobre la presunta compaginación de algunos agentes de su labor como asesores en la Secretaría de Estado de Seguridad con una consultoría que vendía material a la Dirección General de la Policía. Y eso sin el conocimiento del ministro.

Noticias relacionadas

Fuentes oficiales del ministerio quisieron quitar hierro ayer a la marcha de Ulloa, añadiendo a la decisión personal, la necesidad del ministro de contar con un hombre «con más contundencia» para coordinar el trabajo del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Y destacaron que el sucesor en la secretaría, Francisco Martínez, hasta ayer director de gabinete del titular de Interior, tiene un carácter más adecuado para recuperar el control que pretende Fernández Díaz.

La salida de Ulloa se une a la destitución del comisario general de la policía judicial, Rodríguez Ulla; y los relevos de Pedro Agudo, jefe de gabinete de Cosidó, y Concepción Figuerola, que estaba al frente del gabinete del secretario de Estado.