Rubalcaba exige lealtad a Gómez y rechaza convocar un congreso extraordinario

El secretario general del PSOE reclama al líder del PSM que respalde el proyecto socialista para ofrecer una alternativa

Rubalcaba, en el centro, durante el consejo territorial del PSOE este sábado.

Rubalcaba, en el centro, durante el consejo territorial del PSOE este sábado. / JUAN MANUEL PRATS

2
Se lee en minutos

Elsecretario general del PSOE,Alfredo Pérez Rubalcaba, ha exigido este sábado lealtad al líder delPSM,Tomás Gómez, después de que éste le reclamara la convocatoria de uncongreso extraordinariopara ceder el testigo a nuevas caras, y le ha pedido que respalde el proyecto socialista para ofrecer una alternativa.

Rubalcabaha presidido en la madrileña sede de Ferraz la reunión delconsejo territorialdel PSOE, en un encuentro que ha servido para perfilar la agenda del partido para 2013, que incluye una gran conferencia en octubre y cinco miniconferencias.

En rueda de prensa, no ha querido pronunciarse sobre las palabras deGómez, quien ha considerado que el secretario general del PSOE y su Ejecutiva deberían hacer un acto de generosidad y ceder el testigo a nuevas personas con nuevas ideas, lo que ha sido interpretado como una petición de congreso federal extraordinario. Rubalcaba ha matizado que Gómez ha admitido después que se trataba de una "reflexión" y no de una exigencia.

Una situación muy tensa

Sea como sea, el líder del PSOE le ha agradecido que le diga las cosas "a la cara", en los órganos del partido, que es donde hay que decirlas. No obstante, se ha negado a desvelar en qué términos ha contestado al líder del PSM apuerta cerrada, en su última intervención antes de que acabara el consejo territorial.

Algunos de los asistentes a este cónclave, consultados por Efe, han confesado que la situación ha sidomuy tensay que laréplicade Rubalcaba a Gómez ha sido dura, aunque otras fuentes han restado gravedad al momento. En este sentido, las fuentes han explicado que Rubalcaba ha pedidolealtad mutuaa Gómez, especialmente al proyecto socialista, y, haciendo suyas las palabras del vicesecretario del PSOE andaluz, Mario Jiménez, ha dejado claro que esa lealtad debe ser hacia arriba y hacia abajo, es decir, de la dirección federal con el resto y viceversa.

Defensa de la legitimidad

La auténtica lealtad debe estar con elproyecto socialista, que hoy por hoy tiene que estar centrado en preocuparse de lacrisis económicay de la gente que lo está pasando mal, ha dicho Rubalcaba a Gómez. También le ha indicado --siempre según las fuentes-- que respetaba sus opiniones, pero que eranminoritarias, al no ser compartidas por ningún otro dirigente territorial del partido, por lo que era un asunto que no iba a ser ni siquiera tenido en consideración.

La urgencia y los cambios dentro del PSOE, según han subrayado las fuentes, está en la alternativa, y no en las personas, y menos aún teniendo en cuenta que ni siquiera se ha cerrado el proceso iniciado con elcongreso federalde febrero, ya que todavía quedanasambleas localesdel PSOE por celebrar.

Noticias relacionadas

Rubalcaba ha defendido también sulegitimidady la de su Ejecutiva al frente del partido y ha dejado claro que fueron elegidos en un congreso democrático. "Yo me he sentido el secretario general de todos los socialistas, de los que me votaron y también de los que no me votaron", ha sentenciado después en rueda de prensa, para recalcar que está en la lógica de los partidos democráticos criticar al líder "y a todo el mundo".

También ha señalado que comparte la postura de los 18 miembros del consejo territorial que han tomado la palabra después de Gómez y que hanrechazado de planoun nuevo cónclave, diez meses después del celebrado en Sevilla que eligió a Rubalcaba frente aCarme Chacónpor 22 votos de diferencia.