20 oct 2020

Ir a contenido

Unas 2.500 personas se concentran ante el Congreso en el segundo día de protestas

La segunda jornada de protestas se ha concentrado en la plaza de Neptuno sin incidentes

Los manifestantes, en actitud tranquila, han coreado consignas como "dimisión Gobierno" y "libertad detenidos"

PATRICIA MARTÍN

Unas 2.500 personas se han congreado este miércoles en torno a la plaza de Neptuno, convocadas por la coordinadora 25S dentro de la iniciativa de cerco al Congreso de los Diputados, sin que se hayan producido incidentes, según han informado a Efe fuentes de la Delegación de Gobierno.
Los manifestantes han ocupando casi la totalidad de la plaza hasta el vallado de seguridad desplegado en la entrada de la carrera de San Jerónimo y custodiado por medio centenar de policías para evitar el acceso al Congreso.

Dos horas y media después del inicio de la protesta (20.00 horas), los congregados, unos de pie y otros sentados en actitud tranquila, aún seguían coreando consignas como "dimisión Gobierno", "libertad detenidos" y "sinvergüenzas", en referencia a los policías situados en el cordón policial frente a la valla que impide el acceso a Las Cortes.

Durante la mañana de este miércoles, mientras los grupos de la oposición se echaban las manos a la cabeza por la actuación de la policía frente al Congreso y lamentan la imagen que pueda trasladarse al exterior, el Gobierno ha cerrado filas con el ministro del Interior y han defendido todos a una la "magnífica" actuación de los agentes. 

A primera hora de la mañana, Jorge Fernández ha felicitado a la Policía porque, a su juicio, actuó "magníficamente", pese a que la protesta ante el Congreso se saldó con 35 detenidos y 64 heridos atendidos por el SAMUR. El ministro ha justificado la actuación policial porque, según ha señalado, "algunos manifestantes" se comportaron con "demasiada violencia".

En declaraciones en los pasillos del Congreso, el ministro ha afirmado que la Policía "cumplió la ley en unas circunstancias especialmente complejas" y ha subrayado que cuando "carga" es "porque se ve obligada a hacerlo". "Felicito a la Policía, que actuó extraordinariamente bien, y gracias a ella esa intención manifiestamente inconstitucional e ilegal de ocupar el Congreso y coaccionar a los diputados cuando están reunidos en sesión, no se pudo llevar a cabo", ha enfatizado.

POLICÍAS RODEADOS

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que ha confirmado este miércoles que las cifras de detenidos se elevan a 35 y la de heridos a 64 (27 de ellos policías) también ha felicitado la actuación de las fuerzas de seguridad. Cifuentes ha opinado que "la actuación de la Policía fue proporcional" y ha añadido que, "aunque al principio era una manifestación pacífica, se convirtió en algo muy violento". "Hubo un momento en el que algunos policías estaban prácticamente rodeados por manifestantes violentos", ha asegurado.

"Tuvieron -- los agentes de seguridad -- que actuar para defenderse ellos mismos, para defender el Congreso y el Estado de Derecho, porque lo que estos manifestantes violentos pretendían era acceder al Congreso. Lo habían anunciado además por las redes sociales", ha argumentado.

De hecho, según Cifuentes, "la operación policial se realizó precisamente para evitar la entrada en el Congreso, porque las vallas estaban prácticamente derribadas, y frenar la agresión que estaban sufriendo los policías por parte de los violentos, que les lanzaron todo tipo de objetos, botellas, tornillos, piedras".

"A parte de todas las cosas que se han incautado, escudos protectores que habían hecho los manifestantes con tapas de basura, palos, punzones tirachinas y demás, en la plaza de Neptuno se recogieron 265 kilos de piedras que habían utilizado estos manifestantes violentos", ha subrayado.

LA OPINIÓN DE OTROS MINISTROS

En la misma línea, los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el de Educación, José Ignacio Wert, han defendido la "perfecta" actuación de las fuerzas de seguridad contra quienes pretendían "agredir" al Estado de Derecho. Como ya hiciera ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Justicia ha remarcado que el respeto a las urnas merece más atención que las protestas callejeras: "Hay que escuchar a la calle pero obedecer a las urnas", ha resumido. Wert, por su parte, ha arremetido contra los manifestantes, a los que ha negado cualquier "legitimidad" y "representatividad" para "proponer la disolución del sistema democrático".

JUSTIFICACIÓN DE LOS PROPIOS POLICÍAS

También el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha considerado este miércoles "plenamente justificado" el dispositivo y la actuación policial. En un comunicado, el SUP señala que, dentro de la iniciativa Rodea el Congreso, que discurría con absoluta normalidad, un grupo reducido de manifestantes intentó romper, "de forma violenta", el cordón policial establecido alrededor del Congreso de los Diputados. La respuesta policial fue la de impedirlo a toda costa, añade, y para ello tuvo que utilizar la fuerza, según el sindicato, que considera "plenamente justificado" tanto el despliegue de 1.400 policías como la actuación policial, ante la "gravedad" de los incidentes.

Por contra, la oposición ha lamentado hoy ciertos "excesos" policiales y las "cargas desproporcionadas", en palabras de varios diputados socialistas. "El Gobierno tiene que explicar qué paso ayer", ha demandado secretario general del grupo parlamentario socialista, Eduardo Madina. Más allá ha ido Gaspar Llamazares (de la Izquierda Plural) quien ha pedido la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid por dirigir una actuación "antidemocrática" que pretendía "criminalizar, mentir y provocar" a los manifestantes.