LA CARRERA HACIA LAS URNAS

Bosch culpa a Aena y al Govern del declive de los aeropuertos de Girona y Reus

El candidato de ERC reclama al Estado el traspaso de la gestión aeroportuaria

El candidato de ERC, Alfred Bosch (centro), durante el acto en el aeropuerto de Vilobí d’Onyar, este sábado.

El candidato de ERC, Alfred Bosch (centro), durante el acto en el aeropuerto de Vilobí d’Onyar, este sábado. / JOAN CASTRO/CLICK ART FOTO

1
Se lee en minutos

El candidato de ERC, Alfred Bosch, ha aprovechado este sábado un acto sobre infraestructuras en elaeropuerto de Vilobí d'Onyar, para arremeter contraAenay contra elGovern por el declive que están sufriendo losaeropuertos catalanes, y en especial los de Girona y Reus (Tarragona), y ha reclamado su traspaso a la Generalitat para evitar, entre otras cosas, queEl Prat se convierta en una "sucursal" de Barajas.

Así, el dirigente republicano ha acusado a Aena de querer "arruinar" el sistema aeroportuario catalán saturando el aeropuerto de El Prat (Barcelona) devuelos de bajo coste, y vaciando así de trayectos los de Reus y Girona. Es por ello que ha exigido al Estado quetraspase a la Generalitat todos los aeropuertos de Catalunya sin las deudas que acumulan, incluido el de Barcelona.

La "falta de cintura" de CiU

Noticias relacionadas

ERC cree que sin la presencia de Aena en el sistema aeroportuario catalán, éste sería viable y rentable y los aeropuertos de Girona y Reus se recuperarían del descalabro de pasajeros que han vivido este 2011 con la pérdida de casi todos los vuelos de Ryanair. Precisamente este domingo la aerolínea de bajo coste irlandesa dejará de operar en el Aeropuerto de Reus después de no haber llegado a buen puerto las negociaciones con la Generalitat para permanecer en las instalaciones del Baix Camp.

La forma en que CiU ha llevado las negociaciones con Ryanair también ha sido cuestionada por Bosch, que ha lamentado la "falta de cintura" del Govern de Artur Mas que no ha conseguido que la aerolínea de bajo coste mantenga sus operaciones en Girona y Reus, aunque ha admitido que la firma que dirige Michael O'Leary tiene sus "complejidades".