24 sep 2020

Ir a contenido

Barómetro preelectoral de España

El líder del PP sale también vencedor en el cara a cara

El dirigente popular consigue aprobar por primera vez desde el 2004

Rajoy se impone ya a Rubalcaba en el pulso directo entre candidatos

RAFAEL TAPOUNET
BARCELONA

A la luz de los resultados del último barómetro del GESOP, a los socialistas no les queda ya ni el clavo ardiendo de la preeminencia de su candidato sobre el aspirante del PP. Hace cuatro meses, los dirigentes del PSOE relativizaban la ventaja de los populares alegando que en el cara a cara directo los españoles preferían a Alfredo Pérez Rubalcaba como presidente del Gobierno frente a Mariano Rajoy. Ya ni eso. La buena estrella inicial del candidato socialista se ha ido apagando, y si en mayo el 40,8% de los encuestados decían preferir ver a Rubalcaba en la Moncloa (mientras el 35,4% se inclinaba por Rajoy), en septiembre son ya solo el 33,7% de los entrevistados quienes eligen al aspirante del PSOE. Los resultados son ya solo un poco mejores que los que obtuvo José Luis Rodríguez Zapatero en su peor momento (un 28,2% en diciembre del 2010).

Por el contrario, tras el pequeño bajón que sufrió en el barómetro electoral de hace cuatro meses, Rajoy ve reforzadas sus opciones al obtener el favor del 42,5% de los encuestados que tuvieron que escoger entre uno y otro candidato. Se trata de la cota más alta alcanzada en toda la legislatura. Un dato revelador: el 14,2% de los entrevistados que afirmaron haber votado al PSOE en las elecciones legislativas del 2008 prefieren ver ahora al líder del PP en la presidencia del Gobierno.

En el ascenso de Rajoy es fundamental la percepción que tiene de él el electorado como un político más capacitado para luchar contra la crisis y el paro, impresión que compensa con creces su imagen de hombre poco carismático y con poca capacidad de liderazgo (aspectos estos dos en los que Rubalcaba le supera con cierta holgura). En cualquier caso, por primera vez desde el 2004, los encuestados otorgan un aprobado al candidato popular (un 5 justo). Solo el cabeza de lista de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, obtiene una calificación mejor (un 5,1).