18 sep 2020

Ir a contenido

PREPARATIVOS DE LAS ELECCIONES GENERALES en catalunya

Movilización de tropas

Solo CiU y el PSC tienen candidato; ERC y los socialistas pueden ver alterados sus congresos

El probable adelanto de las legislativas obliga a los partidos catalanes a acelerar su maquinaria

TONI SUST
BARCELONA

El probable adelanto a otoño de las elecciones legislativas previstas para la próxima primavera ha obligado a acelerar el proceso de elección de candidatos a los partidos catalanes. En dos casos, no había dudas: CiU y el PSC presentarán, respectivamente, a Josep Antoni Duran Lleida y Carme Chacón. Están por determinar los cabezas de lista por Barcelona del PP, Esquerra e ICV-EUiA. Al margen de ello, si se confirma que se celebran en octubre o noviembre, los comicios condicionarán los congresos previstos por socialistas y republicanos para recomponer sus respectivas direcciones. Los partidos llegan en situaciones bien distintas a la convocatoria de las generales. CiU confía en mejorar considerablemente los resultados que Duran Lleida logró en el 2008 y el 2004, que resultaron decepcionantes para la federación nacionalista. El PSC teme otra debacle y el PPC confía en seguir con su buena racha en las urnas.

PSC
Candidata clara y perspectivas oscuras

El PSC afronta las elecciones legislativas en malas condiciones: la cita podría suponer el batacazo final de un ciclo electoral en el que los socialistas catalanes han visto cómo se les escapaba el poder en la Generalitat y en el Ayuntamiento de Barcelona, entre otras plazas que dominaban. Ahora amenaza con derrumbarse el gran resultado del 2008, el mejor del PSC en unas legislativas. Nadie se plantea que los socialistas catalanes igualen los 25 diputados en el Congreso -tan citados y casi siempre para mal- que lograron en aquella ocasión, y los cálculos se centran en hasta dónde puede bajar la cifra. Pero en el día a día, el principal inconveniente que un adelanto electoral supondría para el PSC es que interferiría en el congreso del que debe salir la nueva dirección. Carme Chacón será, con seguridad, la cabeza de lista por Barcelona, pero en función de cuándo se celebren los comicios es posible que sea la debilitada ejecutiva saliente la que tenga que decidir la formación de las listas.

CIU
El reto, superar al PSC y condicionar a Rajoy

La federación nacionalista vive en la actualidad su mejor periodo desde que Artur Mas sucedió a Jordi Pujol en la jefatura. Con Mas de president y Xavier Trias de alcalde de Barcelona, le queda un reto electoral: derrotar al PSC por primera vez en unas elecciones generales. Una opción que no se considera descabellada. La jefa de campaña de Duran, la democristiana Marta Llorens, aludió la semana pasada a este objetivo. Después el candidato lo dio casi por imposible; siempre es bueno blindarse ante la adversidad. El líder de Unió vive dos realidades: es el mejor valorado en las encuestas, pero sus resultados en las urnas no brillan tanto. Con él al frente, tanto en el 2004 como en el 2008 CiU obtuvo 10 diputados, la peor marca después de la de 1979 (ocho escaños). Los nacionalistas, que han llegado a tener 18 diputados en la Cámara baja, confían en un aumento significativo, que sin duda destacará más ante la previsible caída del PSC, pero en realidad les preocupa más el apoyo que recabará Mariano Rajoy. Para sus planes, Mas necesita que el PP no obtenga la mayoría absoluta y que CiU pueda negociar con los populares un apoyo decisivo a cambio de un nuevo pacto fiscal con la Generalitat.

PPC
Fernández, Moragas o la propia Camacho

El PPC vive una especie de fiesta mayor. El ciclo positivo que el partido exhibe desde que lo encabeza Alicia Sánchez-Camacho ha superado todas las expectativas, sea fruto de la labor de la presidenta, de un ciclo positivo o de ambas cosas. Camacho ha logrado, por primera vez, que el PP catalán sea visto como una fuerza relativamente autónoma de la dirección de Madrid, que tan a a menudo en el pasado empleó la mano de hierro en el trato con sus correligionarios catalanes. Como en las anteriores elecciones desde que dirige el PPC, Camacho hará cambios en la lista. En principio, no tan significativos como en las autonómicas. La cabeza de lista del 2008, Dolors Nadal, no repetirá. Según fuentes populares, no quiere volver a presentarse. Según el entorno de Camacho, esta tampoco apostaría por ella.

En el horizonte, tres nombres: el primero es el de Jorge Fernández Díaz, que ya pugnó por ser el número uno por Barcelona cuatro años atrás. Tiene un oponente de entidad en Jorge Moragas, muy próximo a Rajoy. Existen otras opciones, como la de que la propia Camacho encabece la lista aunque después no asuma el escaño. Solo por el temor que dicen que eso suscita en el PSC, es una vía que no se descarta. También su apunta la posibilidad de que Camacho haga una apuesta personal por alguien cercano a ella: «Sea quien sea, el partido diría que sí, porque a Camacho se la escucha en Madrid», dice un dirigente popular. En cuantro a las otras circunscipciones catalanas, destaca la opción de que Alejandro Fernández encabece la lista de Tarragona después de quedarse sin la posibilidad de ser alcalde.

ERC
Sin candidato, sin dirección y a la baja

Esquerra afronta las generales en una situación francamente precaria. No tiene dirección, aunque está claro que Oriol Junqueras sucederá a Joan Puigcercós, y no tiene candidato. Joan Ridao quiere repetir, y Junqueras, elecciones primarias. El llamado a ser nuevo líder tiene intención de colocar a alguien afín como rival de Ridao en las elecciones internas. Dos nombres suenan para ello: la economista Elisenda Paluzié y el escritor Alfred Bosch. ERC tiene difícil reeditar los tres diputados que logró en el 2008. Además, la fecha electoral, como en el caso del PSC, puede condicionar el cónclave en el que los republicanos deben recomponerse tras su crisis de resultados y elegir a una nueva dirección.

ICV-EUiA
La tranquila búsqueda del relevo de Herrera

En ocasiones, que uno esté bien o mal depende de cómo están los demás. Es el caso de ICV, que en la situación de zozobra que vive la izquierda catalana goza de un premio que parece menor pero ayuda: es el socio del tripartito que ha sobrevivido mejor a la caída del anterior Govern y, a diferencia del PSC y ERC, no tiene que afrontar un proceso de renovación interna. Sí debe elegir a su cabeza de lista por Barcelona, el relevo de Joan Herrera, aunque este ya dejó el Congreso en septiembre del 2010. Suena Dolors Camats, actual portavoz en el Parlament, y meses atrás sonaba Raül Romeva, pero su designación supondría para ICV perder en favor de IU durante los más de dos años que restan de legislatura el escaño que ocupa en Bruselas.