10 jul 2020

Ir a contenido

Apoyo a la diversidad lingüística

El PSOE hace una defensa cerrada del catalán y la inmersión escolar

Rechaza que el español esté amenazado y aboga por proteger las lenguas cooficiales de España

Zapatero exige al PP que no trate de apropiarse del castellano como hizo con la bandera española

LUIS MAURI
MADRID

El 37° Congreso del PSOE puede pasar a los anales como el de las lenguas. A falta de pugnas por el control del partido y de enfrentamientos ideológicos de relevancia, la defensa cerrada del catalán y de la inmersión lingüística escolar ha marcado ya de forma indeleble este congreso socialista, que comenzó ayer y concluirá mañana en Madrid.

El PSOE ha abogado siempre por el modelo plurilingüe que consagran la Constitución de 1978 y los estatutos autonómicos, pero probablemente nunca había hecho una defensa tan inequívoca y rotunda como la que saldrá de este congreso. Frente a la campaña lanzada por la derecha contra el uso del catalán, del euskera y del gallego bajo el pretexto de que el castellano está en peligro, el congreso socialista aprobará hoy un texto que niega que el castellano esté amenazado, define a las demás lenguas cooficiales como patrimonio de todos los españoles, reclama protección para ellas y afirma que la inmersión lingüística garantiza la igualdad plena de derechos de los ciudadanos y los hace más libres.

Y, por si quedara alguna duda sobre la determinación de los socialistas españoles en este punto, el texto, que ha sido impulsado por el PSC, agrega: "Ningún niño o niña de Catalunya desconoce la lengua común. En realidad, incluso con la aplicación de este modelo de inmersión escolar en catalán, sí existen personas que no se sienten capaces de usar el catalán en su cotidianidad". Un argumento que gusta de emplear en el Parlament el presidente de la Generalitat, José Montilla.

LA SEÑAL DEL LÍDER

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, dio ayer mismo, en su intervención inicial ante los delegados, una señal clara de por dónde iban a ir las cosas en el congreso en relación con este asunto. Refiriéndose a las celebraciones populares del triunfo de la selección española en la Eurocopa de fútbol, se felicitó del uso festivo y sin exclusiones ni manipulaciones que los ciudadanos han hecho de los símbolos españoles. Y entonces, bajo una cerrada ovación, espetó: "Espero que el PP no haga con la lengua de todos lo que durante tanto tiempo ha hecho con la bandera de todos". Aludía Zapatero a la bandera española que adornó sin falta todas las manifestaciones que impulsó el PP contra el Gobierno socialista en la pasada legislatura. Y aún remachó: "Porque todas las lenguas están en la bandera de todos".

ALUVIÓN DE GESTOS

El número dos del PSOE, José Blanco, también se dirigió en el mismo sentido al congreso. Y aún hubo más gestos: el del extremeño Guillermo Fernández Vara, presidente de la mesa del cónclave, que abrió la sesión saludando a los delegados en todas las lenguas de España. Y el del vasco Patxi López, que pronunció en euskera unas cuantas frases de su discurso ante el plenario socialista.

La enmienda de defensa del plurilingüismo que el cónclave aprobará hoy apunta que España es de los pocos países que tienen un patrimonio que está formado por varios idiomas, por lo que "defenderlo y potenciarlo es un deber ineludible de todas las instituciones públicas". "Se hace necesario velar para que esta diversidad no se transforme en enfrentamiento y recelo, sino al contrario, en factor de cohesión y de unión en la diferencia".

"Siempre hemos promovido y defendido el castellano y, sinceramente, creemos que goza de buena salud", prosigue el texto. "Las otras lenguas, también españolas y por lo tanto patrimonio de todos, necesitan en paralelo proyección y protección. No tiene sentido pensar que el castellano debe defenderse de ellas".

El documento apunta que la inmersión lingüística que se emplea en las escuelas de Catalunya responde al deseo de que todos los alumnos dominen al final del ciclo educativo las dos lenguas de su comunidad". Y apostilla: "Este bilingüismo garantiza la igualdad plena de derechos ciudadanos".

CONTRA LA FRACTURA SOCIAL

La resolución celebra que el modelo de inmersión "ha logrado la preservación" del catalán, "ha evitado la división de los niños en dos líneas escolares en función de su lengua materna, lo que sería un riesgo evidente de fractura social", y además, "en ningún caso ha dejado de garantizar el conocimiento del castellano".

"La inmersión es un modelo de cohesión social y no de segregación, garantiza la igualdad de todos los ciudadanos y nos hace más libres. Igualdad y libertad es vertebración social", concluye, no sin antes llamar a "evitar el conflicto social y político en torno a las lenguas".