Amnistía
Astrid Barrio

Astrid Barrio

Profesora de Ciencia Política de la Universitat de València. Miembro del Comité Editorial de EL PERIÓDICO

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El PP, el indulto y la reconciliación

El hecho de que los populares hayan reconocido la necesidad de avanzar hacia la ‘reconciliación’ supone un avance sustancial en la posición defendida por los conservadores y quizás el inicio de la única senda posible para que esta sea verdadera y no un mero ejercicio de supervivencia política.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. / Carlos Castro

Según ha confirmado el propio PP en un contacto informal con periodistas, este partido, que hasta ahora se había mostrado en público muy crítico con los indultos a los condenados por el procés -no así en privado- podría estar dispuesto a plantearse dicha medida de gracia para los dirigentes independentistas. No se trataría de un indulto anticipado, una posibilidad contemplada en la Ley del Indulto de 1870 y referida a delitos de naturaleza política, y que de haberse aplicado ya, podría haber ahorrado muchas complicaciones sino de un indulto post sentencia condicionado al arrepentimiento y al compromiso de no volver a rebasar los límites del Estado de Derecho por parte de los beneficiarios. Y aunque esta posibilidad parece difícil porque que Carles Puigdemont y el resto de dirigentes independentistas huidos han descartado siempre entregarse y someterse a la justicia española, a la que consideran ilegítima y responsable de cometer ‘lawfare’, el hecho de que el PP haya reconocido la necesidad de avanzar hacia la ‘reconciliación’ supone un avance sustancial en la posición defendida por los conservadores y quizás el inicio de la única senda posible para que la ‘reconciliación’ sea verdadera y no un mero ejercicio de supervivencia política. Al fin y al cabo solo una medida que incorpore a PP y PSOE por la parte estatal y a Junts y a ERC por el lado del independentismo gozará de la legitimidad suficiente como para garantizar su aplicación y durabilidad.

Ahora bien, esta senda de reconciliación entre independentistas y no independentistas, pero también entre no independentistas solo será factible si se acompaña del esfuerzo de unos y otros por evitar unas prácticas que siguen inflamando la situación y degradando las instituciones. El PP contribuyendo a judicializar la política obviando que la investigación y persecución de eventuales delitos no depende de la posición y actos partidistas. Y eso es justamente lo que ha hecho esta semana instando al Parlamento Europeo a pronunciarse a favor de investigar la trama rusa del 'procés', algo que ha merecido una contundente respuesta de Puigdemont afirmando que si Feijóo hubiese sido presidente gracias a sus votos eso nunca hubiese sucedido y amenazando veladamente con que ‘todo se sabrá’ en clara alusión a la posibilidad de revelar el contenido de las conversaciones entre Junts y el PP previas a la investidura. Y el PSOE tratando de tramitar una incierta ley de amnistía, retorciéndola a golpe de decisiones judiciales y entrando en un peligroso enfrentamiento con ese poder, e incluso amagando con retorcer otras leyes, por interés particular.

Para muchos es mejor vivir del 'procés' o contra el 'procés' pero el interés general exige, tras una década perdida, poner el contador a cero. La judicialización divide y la amnistía también. En cambio, tras las declaraciones de Feijoo, el indulto, quien sabe si incluso el anticipado, puede ser no solo una tercera vía que conduzca a la reconciliación sino también un recurso para unos dirigentes en un callejón sin salida.