Pactos de investidura
Álex Sàlmon

Álex Sàlmon

Periodista. Director del suplemento 'Abril' de Prensa Ibérica.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los riesgos de Illa

Ha existido liderazgo por su parte, y todo apunta a que lo hace con un sentido de concordia profunda. Pero los independentistas son profesionales de la magia política

Salvador Illa: "He compartido la decisión de la amnistía con Sánchez y no se toma por criterios electorales"

La investidura de Sánchez da alas al PSC en el Parlament y en Barcelona

Salvador Illa, este domingo en el Consell Nacional del PSC.

Salvador Illa, este domingo en el Consell Nacional del PSC. / Quique García / Efe

Salvador Illa lo tenía fácil de cara a las próximas elecciones catalanas. Los resultados del 23J demostraron que su trabajo realizado desde la Ejecutiva del PSC en las épocas de Miquel Iceta como primer secretario fue bueno. El perfil del Illa político ya es ese. Reflexión, no caer en el nerviosismo histriónico, constancia y analizar los acontecimientos con proyección de futuro. El resultado fueron los 19 diputados logrados por los socialistas catalanes, fundamentales para la investidura de Sánchez.

La labor no debió resultarle fácil. Se trataba de recuperar mucho voto huidizo y temeroso de aquellos votantes socialistas que desconfiaban de un PSC con excesos de aquel nacionalismo convergente o de Esquerra.

Por ello, el dirigente no miente cuando le explica a la periodista Gemma Nierga que compartir la postura de Pedro Sánchez sobre la amnistía no es electoral. Es sincero. Y explica una evidencia: los riesgos. Para hacerlo poéticamente político podríamos aseverar que solo los líderes de verdad toman esos riesgos. Así se defiende, para inmediatamente resumir que puede salir mal o bien. "Esto es hacer política".  

Así que Pedro Sánchez tendrá que explicar muy bien a los hijos pródigos que marcharon un día de la órbita 'pesecera' la necesidad de traer de vuelta a Puigdemont y aplicar medidas de olvido a los que invadieron el aeropuerto y ocuparon las vías del AVE. Es posible que con el tiempo acaben aceptando la operación. La dificultad vendrá sobre cómo asumirá ese votante la carencia de disculpa. Un "pues tal vez nos equivocamos" por parte del independentismo.

La campaña para las catalanas comienza para Salvador Illa mucho antes que para el resto. Ciertamente, ha existido liderazgo por su parte, y todo apunta a que lo hace con un sentido de concordia profunda. Pero el independentismo es especialista de darle la vuelta a todo aquello que aparenta sentido. Son unos profesionales de la magia política. Aunque en eso Pedro Sánchez también ha dado muestras de líder habilidoso. Entre magos anda el juego y la bolita siempre acaba desapareciendo.