Ágora
José María Álvarez de Lara Morel

José María Álvarez de Lara Morel

Profesor de ESADE Business School & Law.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Economía circular y pensionistas

Ahora los jubilados tienen el deber y el derecho de exigir a todos y cada uno de sus proveedores que apliquen los principios que ellos han aplicado y defendido siempre

dependencia vejez mayores abuelas

dependencia vejez mayores abuelas

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, arrendar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar los materiales y productos existentes durante el mayor tiempo posible. Tiene como objetivo abordar desafíos globales como el cambio climático, la gestión de los desechos y la contaminación. Se define en contraposición a la economía lineal tradicional.

La economía lineal surgió con la Revolución industrial. Consiste en extraer recursos naturales o materias primas, que luego son utilizadas para desarrollar artículos. Por lo general, el material con el que se construye y el producto en sí mismo se descartan al final de su ciclo de vida.

Los actores que inciden en la economía circular son los mismos que en la economía lineal, pero su visión y modo de actuar han experimentado un cambio radical. Esto se debe a diferentes factores, como el creciente impacto del cambio climático, la situación geopolítica y la llegada de nuevas generaciones con una mayor conciencia ambiental.

Por parte de los consumidores de la economía en general, hay un colectivo que ha cambiado poco con respecto a estos conceptos, ya que ha practicado siempre, sin que se haya definido como economía circular, el hecho de compartir, reutilizar y reciclar los productos. Este colectivo lo forman los pensionistas, ciudadanos bautizados ahora como 'seniors' a quienes los bancos, compañías de seguros, organizadores de viajes, y otras entidades de servicios cortejan para participar en lo que llaman la 'Silver Economy' (SE). Bien es cierto que, en España, los pensionistas suman más de 10 millones de personas que reciben una masa monetaria anual de 171.000 millones de euros, lo que representa un promedio de 17.100 euros al año. Esta masa monetaria se reintegra casi de inmediato al circuito económico.

Los pensionistas suelen gastar la totalidad de su pensión en el mismo mes en el que se les abona con una puntualidad inusual en este país. Dirigen sus gastos principalmente hacia alimentos, servicios como energía y telecomunicaciones, cultura y entretenimiento, ente otros. Por origen y tradición, este colectivo ha mantenido la idea de conservar sus bienes durante el mayor tiempo posible. Son actores clave de la economía circular. Ahora tienen el deber y el derecho de exigir a todos y cada uno de sus proveedores que apliquen los principios que ellos han aplicado y defendido siempre. Esa actitud, que ahora se llama economía circular, ha sido a veces objeto de burlas por parte de otros colectivos más afines a la economía lineal, impulsada por la sociedad de consumo, de la que se intenta huir en la actualidad. No obstante, la práctica y el compromiso de los pensionistas con la sostenibilidad y la responsabilidad medioambiental pueden servir como ejemplo en la transición hacia un modelo más respetuoso con el medio ambiente. 

Los pensionistas y jubilados, por su número y su significativo impacto económico y moral en nuestra sociedad, merecen ser parte activa de la 'Silver Circular Economy' (SCE) y defender sus principios en los que han creído siempre. Bienvenidos sean.