Opinión | Newsletter

Gemma Martínez

Gemma Martínez

Directora adjunta de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

La era de las alcaldesas

Barcelona 18/05/2023  Entrevista con Ada Colau, alcaldesa y candidata de Barcelona en Comú a la alcaldía de Barcelona  Foto de Ferran Nadeu

Barcelona 18/05/2023 Entrevista con Ada Colau, alcaldesa y candidata de Barcelona en Comú a la alcaldía de Barcelona Foto de Ferran Nadeu / FERRAN NADEU

España decidirá en seis días quién gana las elecciones municipales del 28M. Lo hará tras sobrevivir a la campaña de la excitación irracional, protagonizada por dos rivales que no van en las listas, Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, pero que se juegan mucho de cara a las próximas elecciones generales. Las ciudades, tan o más cruciales que los Estados nacionales, serán su tubo de ensayo en la carrera hacia La Moncloa, con mucho en juego en Barcelona.

La cita de este domingo protagoniza la segunda entrega del 8M Todo el Año, la apuesta editorial de EL PERIÓDICO a favor de la igualdad que durará hasta marzo de 2024. Una radiografía de Carlota Camps, con una precisión digna del Rotring más fino, constata una realidad que por conocida que sea no deja de doler. Existen 500 poblaciones catalanas que no han tenido nunca una alcaldesa en más de 40 años de democracia. Es decir, más de la mitad. Hoy, de los 947 ayuntamientos, poco más de 200 cuentan con una mujer al frente.

El mapa mejora al analizar las grandes ciudades. De las 11 poblaciones con más de 100.000 habitantes, cinco están gobernadas por mujeres, entre ellas Barcelona. Los pueblos pequeños, que son mayoría, quedan como la gran asignatura pendiente. Los expertos atribuyen esta situación a la dificultad para conciliar y a los estereotipos de género, que se acentúan en los pueblos.

La paridad está a años luz, por mucho que Sánchez anunciara una ley al inicio de la campaña que todavía no está en vigor y que obligará a los partidos a presentar listas cremallera (hombres y mujeres se integrarán en las listas de forma alterna).

Cabe esperar que más mujeres logren ahora la llave del gobierno local. Tener alcaldesa no es per se bueno ni malo, ni siquiera en políticas de igualdad. La gestión municipal dependerá de las personas que la ejerzan, de su orientación ideológica y de su trabajo, no tanto de su género. Pero, aún así, la paridad es un objetivo necesario y deseable para toda sociedad avanzada, que debe hacer sitio en política al 50% de la población.