Opinión |
610,8 km

Cuando su hijo/a mida más de 1,35 metros

Cualquier medida que sirva para poder asegurar la vida de un niño en caso de accidente debe ser bienvenida. La DGT calcula que al año fallecen mil niños y hay 80.000 heridos por culpa de los accidentes

Niño abrochado en el asiento trasero de un coche

Niño abrochado en el asiento trasero de un coche / Toddler girl buckled into her car seat niño abrochado en el asiento del coche silla coche infantil niño bebe FOTO: 123RF, Toddler girl buckled into her car seat niño abrochado en el asiento del coche silla coche infantil niño bebe FOTO: 123RF

Martí Saballs Pons

Martí Saballs Pons

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En la rotonda a la entrada de Castellfollit del Boix, una pueblo entre Manresa e Igualada, la policía empezó a parar a todos los vehículos con niños que procedían de la escuela y regresaban a sus casas. Empezaron a comprobar que los niños iban sentados en las sillas correctas acorde con su edad, estatura y peso. En algún caso, incluso midieron la altura de la chiquillería. Más de uno se llevó una buena multa al no cumplir lo establecido.

Quienes tienen y han tenido niños saben perfectamente la complejidad extraordinaria, casi obliga a tener un doctorado en física nuclear, para entender el gran negocio de las sillitas y alzadores infantiles. Hay auténticos expertos en Isofix y en las peculiaridades de todas las marcas, que son examinadas por agentes y consultoras externas, tanto como puede serlo una empresa que emite deuda. La elección del instrumental es obligada, aunque puede arruinar más de un presupuesto familiar si no se compara suficiente.

Las normas de la Dirección General de Tráfico (DGT) dejan cierto margen de libertad de forma excepcional. Por ejemplo, aquellos niños de menos de doce años que midan más de 1,35 pueden ir solo con cinturón de seguridad, aunque es recomendable usar alzador (no confundir con la sillita) hasta el 1,50. En todos los casos, describe la DGT, la colocación de los cinturones debe ser la correcta, tanto la diagonal que pasa sobre el hombro y el pecho, como la ventral. Si la banda toca el cuello, especifica la DGT, el niño debe seguir llevando alzador. Luego siempre queda la opinión del niño, al que debe escucharse. Una vez comprobado en casa que medía ya más de 1,35 le pregunté a mi hija pequeña si quería cambiar la sillita por el alzador y me respondió que no, ya que si se queda dormida puede apoyar la cabeza. Al menos, si nos para la policía en algún momento, no tendrán que sacar la cinta métrica.

Cualquier medida que sirva para poder asegurar la vida de un niño en caso de accidente debe ser bienvenida. La DGT calcula que al año fallecen mil niños y hay 80.000 heridos por culpa de los accidentes. Los hijos de los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado recordamos cómo íbamos en los coches de nuestros padres. Hasta siete criaturas llegamos a ocupar, uno encima de otro, el 124 de mi padre para ir a jugar a fútbol los sábados por la mañana. 

En las poblaciones rurales, ya sea en las comarcas catalanas del interior o en La Mancha, aún hay laxitud al aplicar las normas. Los trayectos no son muy largos y, en la mayoría de los casos, se realizan en carreteras secundarias o de tierra. Los vehículos, en la mayoría de los casos, son grandes. La imagen peliculera de las camionetas 'pickup' en la que detrás, a cielo descubierto, se sientan sin ningún tipo de sujeción jóvenes y menos jóvenes ha llegado ya aquí. O, en lugares más playeros, el eterno Mehari, que sobrevive impertérrito al paso del tiempo. Para mejorar no sirve tanto la multa para pillar desprevenidos como la pedagogía, la advertencia y la simplificación de la normativa. Que el afán recaudatorio no ciegue el problema. 

Suscríbete para seguir leyendo