Artículo de Carles Sans
Carles Sans
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un, dos, tres, el Ayuntamiento otra vez

Ahora el afán recaudador del Gobierno municipal se ha hecho materia al instalar 17 nuevos radares

Uno de los nuevos radares de tráfico que comienzan a multar en Barcelona este 2023

Uno de los nuevos radares de tráfico que comienzan a multar en Barcelona este 2023 / Zowy Voeten

“Prohibir o prohibir más, esta es la cuestión”. Esa es la duda existencial que atormenta al consistorio barcelonés a la hora de poner trampas y correctivos a una circulación cada vez más acorralada por unas intervenciones viarias que ahogan al vehículo privado, mientras dan rienda suelta a patines, patinetes, bicicletas y demás velocípedos. Ahora el afán recaudador del Gobierno municipal se ha hecho materia al instalar 17 nuevos radares estratégicamente colocados y que se disparan al detectar los vehículos que viajan a más de 30 km/hora, en unos casos, y a más de 50 km/hora, en otros.

Estos radares vienen a engrosar la lista de los que ya existían, entre ellos los llamados de tramo, que obligan a circular a una velocidad determinada durante un tramo que va de un kilómetro a otro.

Un amigo me ha pasado unas imágenes tomadas por una cámara situada en el cruce de la calle Entença con Provença, donde han ubicado uno de los nuevos radares que limitan la velocidad a 30 Km/hora. Resulta que en el vídeo se ve que va cayendo una multa cada cuatro minutos, y es de 100 euros cada una. Así que ahora mismo deben haber habilitado en el Ayuntamiento un departamento de multas a porrillo donde unos funcionarios van contando a manos llenas el dinerito que les va entrando, mientras los alocados conductores de Barcelona ignoran, de momento, que en unos días les llegará el escarmiento en forma de sobre y con el número 100 como cifra a pagar.

En este vídeo, que corre por las redes, se ve cómo en dos horas caen 27 multas. Si me pongo en modo azafata del 'Un Dos Tres' sería "27 multas a 100 euros cada una son ¡2.700 euros cada dos horas!". Pongamos que la actividad máxima diaria en ese cruce se condense en ocho horas al día, eso da que cada radar “factura”108.000 euros cada ocho horas. Multiplicado por los 17 instalados recientemente, nos da la cifra de -esperen, que me pongo las gafas de Lidia Bosch- un total de: ¡1.836.000 euros diarios en multas! A ver, es un cálculo aproximado, pero nos da una ligera idea de lo contentos que están ahora mismo en la Casa Gran, lugar en el que residen aquellos que, Dios mediante, nos pedirán su voto. Allí estaremos.