Artículo de Maria Rovira

Maria Rovira

Humorista y guionista

Maria Rovira

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los primeros racistas del año

Si los niños no se llaman Júlia y Nil, el tuit tiene más poder de convocatoria que un entierro

Un bebé recién nacido.

Un bebé recién nacido.

Una de la tarde, 1 de enero de 2023. La cuenta de Twitter del 324 publica: "Zakaria y Dayla Mia, primeros catalanes nacidos en 2023". Y aparecen ellos. Nunca fallan; son tradición y símbolo del día 1, la Filarmónica de Viena de la xenofobia. Los primeros racistas del año.

Ya suelen comentar en el 324, pero esta noticia es la auténtica gran reunión. Si los niños no se llaman Júlia y Nil, el tuit tiene más poder de convocatoria que un entierro. Yo los entiendo. Sería una pena que se perdieran nombres como Marc.

Lluvia de clásicos de ahora y siempre: negar la catalanidad de las criaturas, catalogarlas como futuras sanguijuelas (se me revuelve el estómago por el solo hecho de escribirlo), apelar a la teoría de la sustitución, comentario de turno de Sílvia Orriols y algún 'like' que después desaparece misteriosamente.

Como el tuit de hace años de Toni Moog, que también se esfumó. En 2016 comentó así la foto del primer bebé del año con su familia, de origen sudamericano: "Claro que sí. Visca Catalunya... Tócate los cojones. Tiene de catalán lo que yo de estadounidense". Reaccionó al alud de críticas alegando que se trataba de un chiste. Ya sabéis, ese tipo de chiste totalmente indiferenciable de una frase que te la firma el FNC o Vox. Ese humor límpido, cien por cien risas, que no contiene ningún rastro de ideología. Después, genio incomprendido, borró el tuit. Y quizás no solo el tuit: hoy en día sólo he encontrado una sola referencia online de los hechos.

Pau fue el primer bebé nacido este 2023 en Lleida, y también sale en la noticia. Sus padres, Ingrid y Carlos, son de Les Borges Blanques. Pau no sabrá qué es sufrir el racismo. Crecerá y nadie le dirá que vuelva a su país; quizás al resto sí. Y quizás un día, dentro de muchos años, lean los comentarios que una caterva de desconocidos miserables dispararon contra las criaturas que acababan de nacer.

Este 2023 deseo que nuestro país sea un lugar seguro para todos los niños. Y que todo el mundo que quiera pueda tener a sus hijos en el país de sus padres.

TEMAS