Artículo de Rafael Vilasanjuan

El dilema de los 'tories'

Solo un ortodoxo de la economía como Sunak puede desenmascarar la mentira sobre la que se está montando un estado ruinoso bajo el pretexto de que solos se está mejor

Rishi Sunak y Boris Johnson.

Rishi Sunak y Boris Johnson. / ALBERTO PEZZALI / BEN STANSALL

Rafael Vilasanjuan

Rafael Vilasanjuan

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Pocos conservadores británicos plantean estos días de liderazgos rotos el tiempo que podrá aguantar el próximo primer ministro. Entregados como están a apurar el poder, no han caído en una cuestión sencilla: ¿qué es más necesario, un líder del partido o alguien que pueda sacar adelante el país? Para legitimarse en el partido hace falta un perfil abiertamente liberal en lo económico, restrictivo en lo social y autoritario en las fronteras, además de ser abiertamente euroescéptico. El país necesita precisamente lo contrario.

De la mano de la extrema derecha nacionalista los tories ganaron, pero el posbrexit se les ha atragantado y de nuevo están obligados a elegir entre seguir la senda marcada o virar 180 grados. Para empezar, está en juego la propia idea de que salir de la Unión era recuperar soberanía. Recuperan los recursos que antes empleaban en Europa, pero Escocia que no quiere estar fuera, no tardará en plantear de nuevo la ruptura. No es la única amenaza, los galeses empiezan a comprobar que el proyecto del Reino Unido tampoco les convence y en Irlanda la frontera es un problema. Con el final del reinado de Isabel II, la única que mantenía cierta cohesión, el reino está aún más herido.

Lo lógico sería plantear unas elecciones generales, pero sin liderazgo los tories quieren resolver internamente y en tiempo récord, qué perfil va a asomarse al precipicio. No parece que la conjura de los conservadores, sin un cambio en el programa, pueda durar mucho tiempo. Frente a la ironía del regreso de Boris Johnson, Rishi Sunak parece la única alternativa posible. Solo un ortodoxo de la economía como él puede desenmascarar la mentira sobre la que se está montando un estado ruinoso bajo el pretexto de que solos se está mejor. Hacen falta urgentemente más de medio millón de inmigrantes para cubrir puestos críticos, políticas sociales para mantener el consumo de los más vulnerables y abrir una relación especial con la UE. ¿Salvar al país o al partido? Ese es el dilema.

Suscríbete para seguir leyendo