Artículo de Sergi Sol Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Con Trias, sube Colau

El electorado de la alcaldesa casi no tiene fronteras con Junts, mientras sí aspira a erosionar las bases electorales del PSC y sobre todo de ERC, el verdadero enemigo de las huestes de Junts

1
Se lee en minutos
Xavier Trias en una imagen de archivo

Xavier Trias en una imagen de archivo / Joan Cortadellas (El Periódico)

Colau parecía haber quedado descolgada en las encuestas ante el empuje de un PSC que cosecha un empate técnico con un Ernest Maragall que intentará la que, sin duda, será su última oportunidad.

Maragall está en forma, lúcido y con ganas de presentar batalla. Aunque le achaquen sus años. Para el PSC -y por extensión el PSOE- recuperar Barcelona es vital. Junto a retener la alcaldía de Sevilla. Ese es el registro con el que sueñan para atajar la hemorragia electoral. En Madrid no tienen opción alguna. Con lo que Barcelona -que es mucha Barcelona- es el trofeo más preciado para las municipales de mayo de 2023.

Pero, paradójicamente, la previsible candidatura de Xavier Trias puede dar aire a Colau. Con Elsa Artadi, los de Junts aspiraban a poco más que repetir sus cinco ediles. Con Trias se las prometen más felices, creen que con un perfil moderado y socialdemócrata como el suyo -Trías siempre se situó en el ala menos derechista de CiU- pueden arañar votos, tanto a ERC como a PSC. 

A 'sensu contrario', Trias y las expectativas que genera en Junts son agua bendita para la alcaldesa Colau. El electorado de Colau casi no tiene fronteras con Junts - nada con Artadi a la cabeza-, mientras sí aspira a erosionar las bases electorales del PSC y sobre todo de ERC, el verdadero enemigo de las huestes de Junts.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los 'comuns', con la escasa diferencia que hoy les sacan PSC y ERC, encontrarían en la previsible candidatura de Trias un aliado inesperado para estar en la disputa por la victoria. 

Noticias relacionadas

Claro que Trias debe lidiar, primero, con el 'laurismo', que anda muy revolucionado tras la suspensión de la lideresa como presidenta del Parlament, luego del revolcón en el proceso congresual. Llueve sobre mojado.

Verse ahora, pese a ser la presidenta de Junts, en una tesitura del ni pincha ni corta casa mal con una ambición personal ilimitada, una concepción de sí misma abrumadoramente endiosada y una actitud altiva y arrogante.